Yuval Noah Harari y ‘Sapiens': entender nuestro pasado para amenizar nuestro futuro

yuval noah harari

Por Franco Berardi @bera1410

Foto: TED

Yuval Noah Harari nació en 1976 en Israel. Hijo de padres libaneses, se dedica a estudiar y enseñar historia medieval y militar en la Universidad Hebrea de Jerusalén. También es conocido por brindar charlas TED y por escribir libros y ensayos de divulgación científica. En su ensayo más famoso, Sapiens. De animales a dioses: Una breve historia de la humanidad (Debate, 2011), propone como objetivo general plantearse los grandes enigmas humanos y poder responderlos científicamente. Harari nos lleva en su máquina del tiempo al principio del ser humano como de manera científica se lo conoce: homo sapiens. Setenta mil años nos separan de ese principio y desde aquel momento hasta hoy surgieron infinidades de cambios que algunos gustan llamar evolución. Así mismo, millones de preguntas: ¿fue positiva esa evolución para este mundo y sus especies? ¿Y para nosotros? ¿Qué cambios aparentemente buenos no lo fueron tanto? ¿Cuál o cuáles son los enigmas de nuestra supervivencia a lo largo de millares de años? ¿Somos hoy más felices que hace miles de años atrás? ¿Qué nos depara el futuro?

Algunas preguntas parece que pueden ser respondidas, otras no. Harari intenta responderlas dividiendo su ensayo en cuatro grandes partes: “La revolución cognitiva”, “La revolución agrícola”, “La unificación de la humanidad”, “La revolución científica”; como una línea del tiempo. Cada parte está compuesta por capítulos titulados creativamente, cuyos contenidos pueden ser comprendidos por cualquier persona adulta y hasta adolescente. Lo curioso de este libro es que su autor, más allá del objetivismo científico utilizado para narrarlo, lo entinta con un subjetivismo moralista sobre el ser humano el cual en su mayoría tiende a ser negativo y autocrítico hacia nosotros como especie. Una especie egocentrista, que desde sus albores fue conquistando este mundo arrasando con otras especies y medioambientes, vivenciando y siendo causa de revoluciones que pueden haber sido contraproducentes: el cambio de hábitos de la caza y recolección hacia el sedentarismo agricultor, atrajo consigo más enfermedades que curas; el materialismo industrial, necesidades irreales; el dinero, intereses codiciosos; poder, desamparo, desigualdad e injusticia. Estos trances son solo una pequeña parte de un enorme corral de ejemplos.

A pesar de esto, Harari puede explicar y hacer entender lo complicado de manera fácil, con trazos narrativos muy llevaderos, simples, a veces divertidos y compuestos de moralejas de vida. Y aquí es, entonces, donde se encuentra la clave de su éxito mundial. Como médico que cuenta a su paciente con lenguaje cotidiano la enfermedad que el pobre padece, el autor nos comunica de un modo simple y locuaz las grandes teorías científicas, sociológicas y antropológicas de nuestro mundo. La evolución de la humanidad no es cosa sencilla, y por suerte Harari nos insiste a subirnos al tren que recopila nuestra historia y nos hace pasar vagón por vagón de manera muy práctica y didáctica.

Pero, ¿cuál es la gran premisa postulada en su ensayo? ¿Qué intenta comprobar con todo este revuelo de idas y vueltas temporales? Aparte de analizar y criticar -para bien o para mal- las distintas revoluciones humanas, esto es lo que él responde en entrevistas encontradas en la web:

Los seres humanos controlamos el mundo porque podemos colaborar en números muy grandes de personas (miles, millones y hasta incluso billones). Es lo que nos diferencia con el resto de los animales, quiénes en general no lo pueden hacer (los chimpancés, por ejemplo, pueden colaborar en sociedad con un número máximo de solo sesenta de ellos). Y ¿cómo homo sapiens llegó a lograr eso? La respuesta parece ser a través de la imaginación que permite crear historias de ficción: si todos creen en la misma ficción permitirá que perfectos extraños cooperen.

Estas ficciones son las que nos hace únicos y se ven reflejadas en los mitos, las religiones, el dinero y hasta en la economía, por nombrar algunos ejemplos. Por eso, lo que hoy somos se lo debemos a nuestra revolución cognitiva, a nuestro desarrollo cerebral que hizo que seamos grandes narradores. Ese fue un gran puntapié para acelerar todas las demás revoluciones y cambios. En adición, a figuras famosas como Bill Gates y Mark Zuckerberg les resultó ser un libro maravilloso. El fundador de Microsoft lo incluyó en su lista de cinco libros a leer del año 2016, mientras que el de Facebook lo incluyó en su club de lectura. es una gran apuesta contar de manera clara y ordenada nuestro pasado y presente, pero sin dudas tratar de anticipar nuestro futuro como humanidad ofreciendo lógicas bien pensadas y fundamentadas es algo también muy notable. Si bien sea un tema a desarrollar en su posterior libro -Homo Deus: breve historia del mañana (Debate, 2015)- sobre el final del libro en cuestión hay indicios de lo que posiblemente nos deparará el futuro.

Leer este ensayo hace abrir filosófica y científicamente nuestras mentes, dejando de estar encerrados como ovejas en nuestra cotidianeidad y continuar cuestionando subjetivamente nuestra existencia, nuestras acciones, nuestra felicidad y, por qué no, tratar de responder a la pregunta: ¿realmente estamos dejando un ameno porvenir a nuestras futuras generaciones?

null

 

bannercronica

LECTURAS RELACIONADAS

Deja un comentario