Pecha Kucha: la foto parlante

eameo

Por @natali.

“Hablemos del poder de la ausencia de la palabra”, dice un tipo enmascarado sobre uno de los escenarios del Centro Cultural Konex. Estamos en el Pecha Kucha, un formato de exposición importado de Japón, en la que la única norma a cumplir es presentar veinte diapositivas, y dedicarle veinte segundos a cada una. Unas letras en tipografía estilo Lata de Campbell de Warhol cuerpo 90 ocupan, a modo de escenografía, tres cuartos del escenario.

Uno de los veinte presentadores de esta noche, es el enmascarado.

A su derecha, se ve proyectada la primera filmina: EAMEO, acompañado del subtítulo Somo losotro. El público, promedia los treintis y de risa fácil, lo escucha. Las 19 imágenes restantes serán una muestra clasificada de todas las fotografías intervenidas que suben a las redes sociales.

El enmascarado está enmascarado por un código que respetan dentro del grupo ideólogo de esta página de Facebook y perfil de Twitter: no revelar la identidad de ningún actor intelectual de las fotografías. Así, siguen gozando de la libertad del incógnito, la impunidad del anónimo. Se sabe que son nueve tipos y una mujer. Se sabe que es un grupo multidisciplinario de diseñadores, arquitectos, maestros mayor de obras y hasta hay algún psicólogo. Que uno es de Mar del Plata.

Parece que es el cumpleaños del ameo incógnito. Cuenta la historia: se conocieron haciendo laburos en Photoshop en un foro de humor, y arrancaron hace un año intercambiando imágenes en un grupo privado en Facebook, para divertirse entre ellos. Hasta que le vieron potencial, y lo abrieron al público. Muy al principio, mendigaban Me gusta entre sus amigos. Cuenta que hoy, a tan sólo un año, casi medio millón de personas likean, comentan o comparten cada nueva fotografía intervenida por los EAMEO. Dice que ni ellos lo pueden creer.

El relato se interrumpe con risas. Causó gracia una imagen que muestra a un Evo Morales fusionado con Mercedes Sosa. El cumpleañero se queda mirando sin decir nada. “La siguiente, por favor”. Más risas. Aparece otra imagen. Alguien aplaude en el silencio. “¿Se dan cuenta cómo no es necesario hablar?”
Eso hacen: intervienen fotos de personas de la farándula, políticos, deportistas, películas. Las contextualizan, las descontextualizan. Se meten con la Chiqui Legrand, con Aníbal Fernández, con el debate presidencial. Con temas de actualidad. Con cualquier tema que les cause gracia. Generan una imagen sin ponerle epígrafe ni indicación. Aparece ahí, como cada quién la quiera ver. No saben qué hay en la cabeza del que lo hizo. Juegan con lo que está en la cabeza de quien lo está mirando. “La idea es no decir nada, que se genere una imagen, una comunicación, que se genere dentro de cada uno de los que lo miran una idea. O ninguna”.

La charla se interrumpe nuevamente con risas. Atrás, una foto del Papa tomando un fernet viajero, en una botella de Coca Cola cortada por la mitad. “Esta imagen, generó un debate en Facebook de gente indignada por la falta de respeto al Papa, y otra convencida de que eso sucedió realmente”.

La gente se creyó que el Papa paró a tomar un fernet. Que Máximo Kirchner se candidateó a la presidencia, con una campaña que reemplazaba algunas de sus letras por botones del joystick de la Play. Que Aníbal Fernández estuvo en la playa armándose un porro con Randazzo.

Y eso buscan: ponerle una mirada filosa a las cosas, aunque sin ánimo de meterse con nadie en particular. “Nos han tildado de todo. Hacemos un chiste con Macri, y nos dicen que somos choripaneros. Con Scioli, somos gorilas. Con Boca, somos gallinas. No somos nada, loco. Somos losotro”.

LECTURAS RELACIONADAS

Deja un comentario