Haya: la transformación está en el viaje

Haya, primera obra de teatro escrita y dirigida por Laura Santos, presenta un universo de mujeres, animales y plantas, donde la frontera entre lo femenino y masculino se diluye. En este contexto, seis personajes singulares, jóvenes y valientes apuestan a la transformación de sí mismos a partir del viaje, la aventura, las relaciones y la palabra.

unnamedPor Julieta Benedetto (@yuke)

El recuerdo de la infancia rural y el pasaje de la adolescencia a la juventud son los territorios que recorre Haya –joven interpretada por la angelical Paula Baldini–. El nombre de la obra alude a Miyazaky, el director japonés de El viaje de Chihiro y la Princesa Mononoke, entre muchas otras grandes películas de animación– cuenta la autora, en una entrevista con Anfibia. “Soy muy fanática de Miyazaky, su nombre es Hayao, y entonces me pregunté si Haya es un nombre de mujer. Y es, me pareció espectacular”.

Haya es una joven heroína, independiente, sin miedo a la naturaleza después de haber experimentado allí la crueldad por accidente. El quiebre de la inocencia por un descuido límite, rematado con un castigo para siempre, no visitar más a su abuela. La obra narra acontecimientos truculentos con humor, fantásticos –sin dejar de ser posibles–, trágicos. Como en los cuentos para niños de Clarice Lispector –casualmente “La vida íntima de Laura” (acá en portugués) hace juego con el revés de la trama de una historia que cuenta Haya-, se focaliza en las sensaciones que dejan las vivencias en los personajes. Personajes tan inocentes como crueles, curiosos y desamparados, extraños hasta para ellos mismos, con actuaciones sutiles acentuadas por detalles que se ven amplificados en formas del decir y gestos incongruentes.

La escena compuesta en tonos camperos, pasteles amarillos, marrones y celestes se divide en dos espacios que se diferencian por leves cambios lumínicos. El adentro se nutre de un afuera desbordado: animales apretados hasta la asfixia en un corral, la luna llena del tamaño de un estanque, el jardín de la infancia abandonado.

unnamed (3)

De la mano de Santiago, conserje de hotel enamorado –interpretado con humor, tensión y ternura por Juan Castiglione–, Haya descubre que la leyenda de las Hermanas Caballo es verdad y decide conocerlas. El conserje le indica cómo llegar a la estancia donde viven, alentado por su interés en Amparo, la tía joven adoptiva de las Hermanas. Encarnada por la gran Paula Staffolani, su personaje es una joya en escena.

Mariel Fernandez y Gabriela Turano son las hurañas Hermanas Caballo, convertidas en leyenda del pueblo por una seguidilla de trágicos sucesos. Criadas a pelo por una familia adoptiva en medio del campo, las niñas devinieron en mujeres con nombres masculinos: Milton y Forestier. Educadas a la vieja usanza con herramientas de supervivencia en los márgenes de lo social, saben de matemáticas en función de la siembra; mientras que los verbos y artículos los usan por el sonido o cierta percepción. Las hermanas son tan literales que llegan al lirismo con solo describir su entorno y traen a escena a esas mujeres de las pampas, oscuras de otras épocas, por designio patriarcal. Marosa Di Giorgio, en su libro Los papeles Salvajes II, le dedica un texto a su abuela, Rosa Arresigor de Medicis, que se amalgama a la historia de Haya “¿Qué alegría tuvo? / Matar palomas y gallinas para comer, siendo ella un ángel. / Daba felicidad. Y le empezaron a llover las desdichas sobre el pelo blanco y cara de madona / Hasta sus ojos volaron una tarde hacia los altos árboles, y más allá, y la dejaron sola”.unnamed (5)

“Un poco el mundo de Haya es mi mundo”, dice la directora y cuenta, “mi abuela, mis tías, mi mamá, pasaron la infancia y la adolescencia en el campo. Cuando mi tía vio la obra me dijo, ‘las Hermanas Caballo son las tías de Daireaux, dos  solteras, dos seres de piedra, que tenían los muebles de la casa tapados. Pero los puntos autobiográficos están solapados’. Decidí que los personajes estén entre los 20 y los 40 años, para hablar de mi generación”.

Wakie talkies, una cámara de fotos con rollo enfundada en cuero, objetos y ropa pedidos por catálogo, detienen el tiempo de la escena en una época anterior, en donde las formas de comunicación y la relación con el entorno se construían con ritmos mecánicos, analógicos.

El encuentro de Haya con las Hermanas Caballo se convierte en amistad y les permite a las tres profundizar en el conocimiento de sí. Haya entonces siente el valor para avanzar en su primera relación amorosa con un joven de la ciudad, interpretado por Julián Infantino, que se inquieta ante lo desconocido, pero igual la sigue hasta encontrarla.

Laura Santos, también actriz y productora en otros proyectos, creció en Bolivar, y estudió la carrera de Teatro en la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, en El Peldaño” cuaderno de Teatrología de la Facultad publicaron Haya en 2015. Acá se puede leer la obra completa.

La directora, que presentó Ester a principios de año –estrenada en Berlín en 2016– en el ciclo de obras cortas “No, gracias, estoy mirando” organizado por Librería Mi Casa; trabaja en otra obra de su autoría, “Los nadadores”, donde quiere actuar y dirigir.  También fue seleccionada para escribir una obra en residencia con el Royal Court Theatre en Latinoamérica.  Dice con una sonrisa “para ellos la figura del dramaturgo es la más importante, y no entienden cómo nosotros podemos escribir, dirigir y actuar”.

Haya , estrenada en 2014,  está en cartel 4 funciones más, a modo de despedida.

***

Actúan: Paula Baldini, Juan Manuel Castiglione, Mariel Fernández, Julian Infantino, Paula Staffolani, Gabriela Turano // Vestuario: Lara Sol Gaudini // Escenografía: Cecilia Zuvialde // Iluminación: Mariano Arrigoni // Realización de objetos: Valeria Dalmon // Música original: Juan Pablo Fernández // Fotografía: Ian Kornfeld, Victoria Schwindt // Diseño gráfico: Estudio Papier, Ian Kornfeld // Asistencia de dirección:  Julia Perette // Prensa: Marinha Villalobos

Dramaturgia y Dirección: María Laura Santos

Viernes, 21 hs – Entrada general: $160 – Desc. estudiantes y jubilados

Teatro del Abasto – Humahuaca 3549 FB /HayaTeatro  Hasta el 16 de junio

 

reseña

LECTURAS RELACIONADAS

Deja un comentario