La trampa de la represión

emn1

Por @conurbana (Florencia Alcaraz).

Cuando la intensidad y la potencia de dos días de talleres desbordados, plazas repletas y una marcha que recorrió más de 40 cuadras creaban la ilusión de que el machismo era una pieza arqueológica, la policía santafesina apareció detrás de las vallas de madera negra que rodeaban a la Catedral de Rosario. Tenían un mensaje: recordar que la violencia institucional es también violencia machista. Juntas son la respuesta en tándem a una mayor organización del movimiento de mujeres. El cierre del XXXI Encuentro Nacional de Mujeres, por segundo año consecutivo, terminó en represión. Sólo así se convirtió en noticia para los medios nacionales que, hasta ese momento, no habían reparado sobre las casi 100 mil personas reunidas con varias consignas: reclamar por el derecho al aborto legal, el fin de las violencia machistas y el aumento del desempleo a raíz de la política económica del gobierno. El modo en el que hoy se agita “algo habrán hecho para que las repriman” se parece mucho al dedo que señala a los shorcitos de las pibas violadas y asesinadas. La forma en la que se cuestionan las pintadas feministas que quedaron en la ciudad ignora y oculta a las 1.200 mujeres que abortan en la clandestinidad por día y a las 43 muertas por abortos clandestinos en 2014. El cuestionamiento a la “suciedad” que deja una convocatoria masiva es insignificante frente a los 275 femicidios del año pasado y a las incontables víctimas que sufren acoso, violaciones y desigualdad por el sólo hecho de ser mujeres.

Así, la trampa de la represión, que es necesaria denunciar e investigar, oculta las demandas y exigencias reales que se desprenden del Encuentro: la legalización y despenalización del aborto, un presupuesto acorde a la problemática para prevenir violencias, el impacto de la desocupación en las mujeres y la complicidad de un Poder Judicial patriarcal, entre otras exigencias. En la misma ratonera queda entrampados los lazos del movimiento de mujeres que, después de Ni Una Menos, están cada vez más fortalecidos.

Foto: Ramiro Ortega

Foto: Ramiro Ortega

 

Si reprimen a una, reprimen a todas. Hacía cinco horas que la marcha avanzaba con alegría contagiosa cuando, a las 22, el paso por la esquina de la Catedral, único momento en el que hubo policías, se frenó. La agresión inicial, al parecer, salió de un reducido grupo de ultra católicos que con rezos ininterrumpidos intentaba defender un edificio que ni siquiera sufrió una mínima pintada. Un grupo, entre los que se cree que había varones, derribó los fenólicos y las detonaciones ocuparon el lugar de los cánticos de las mujeres que pedían “Aborto legal en el Hospital” mientras marchaban. La escena montada por la policía santafesina ubicó a las agentes mujeres al frente de la formación policial, sin casco ni escudo: se protegían con sus propios brazos. Al lado de ellas, los agentes varones con chalecos y escudos. Eran muchos: un ejército apostado dentro del edificio que empezó a salir como hormigas con los primeros disturbios. Primero balas de goma, después gases lacrimógenos y más disparos durante alrededor de una hora. Corridas, avances, retrocesos y un grupo que seguía tirando piedras en una batalla siempre desigual. La estampa represiva quedó pincelada con una moto de delivery que estacionó al costado del edificio religioso: los policías, que estaban desde temprano, habían pedido pizza. Las detonaciones no paraban. Los cartuchos verdes de las balas de goma con la inscripción “antitumulto” se fueron acumulando en el suelo. Hubo una treintena de heridos. Las imágenes que circularon en las redes sociales denunciaron las heridas de Alberto Granata, reportero gráfico de Télam Rosario, Alberto Furfari, del Canal 5 local, Sebastián Pitavino, una fotógrafa de la Garganta Poderosa con un impacto en la frente y otra de Página 12 con tres balazos. La marcha que tenía que terminar en el Monumento Nacional de la Bandera se dispersó. De la presencia de las mujeres en ese edificio histórico queda la foto aérea que las muestra en la apertura el sábado a la mañana. “Mujeres del país: ¡Bienvenidas a Rosario, sede del 31º Encuentro Nacional de Mujeres!”, fue el grito que abrió a un aplauso multitudinario.

 

Puta feminista y cannábica. Antes de que las balas de goma lo opacaran todo sucedieron dos días de 69 talleres, encuentros, reuniones, 120 actividades culturales, festivales de música de las que participaron mujeres de todo el país. Trabajadoras, desocupadas, docentes, amas de casa, campesinas, de pueblos originarios, activistas, travestis, lesbianas, migrantes, profesionales, estudiantes, familiares de víctimas de femicidios, afrodescendientes y también las putas tuvieron lugar para el debate, la reflexión, la charla compartida y el encuentro.

emn2“Me hicieron una causa como facilitadora porque yo era la que llevaba los preservativos al prostíbulo para que las compañeras se cuidaran”, contó una santiagueña que se reivindicaba trabajadora sexual. Frente a ella un aula llena en la Facultad de Humanidades. Este año se incorporó un taller sobre “Mujeres y trabajo sexual” que se multiplicó por cinco comisiones por la convocatoria masiva y terminó en abrazos. Otro de los talleres nuevos fue el de Mujeres y cannabis, también multitudinario. Las aulas pensadas para recibir a las talleristas se desbordaron de gente: los patios y los pasillos se convirtieron en espacios improvisados para debatir desde educación y salud, pasando por el tiempo libre de las mujeres y la crisis económica.

 

Flashes. El Encuentro Nacional es para cada una que participa una foto distinta. En el patio de la Facultad de Medicina un grupo de profesoras y docentes sentadas en el pasto se reunían para pensar estrategias para que se cumpla la Ley de Educación Sexual Integral sancionada en 2006. Mucho más allá, frente al río, el grupo de Fútbol Militante convocaba a jugar a la pelota para pedir la libertad de Milagro Sala. En la asamblea de Ni Una Menos que reúne a las que organizan el 3 de junio en sus ciudades, provincias y pueblos mujeres de todo el país propusieron crear una red federal y marchar en 2017 en simultáneo en toda Latinoamérica.  En un hotel del centro un grupo de mujeres de Florencio Varela preparaban sus trajes de brujas para salir a marchar por la tarde. En la Plaza San Martín, las Socorristas en Red repartían información sobre aborto seguro y la Campaña Nacional por el Aborto, Legal, Seguro y Gratuito entregaban pañuelos verdes a las mujeres que se acercaban. Pañuelos que recorrían las calles rosarinas a pie, en bicicleta, sueltos o con otras.

enm3

Las paredes son del pueblo. Antes de la represión la marcha recorrió la ciudad con la largada en la plaza San Martín hasta que la intervención policial puso toda la creatividad en pausa. “Que chingue a su madre, el acuerdo de Macri contra todos los migrantes”, cantaban las mujeres migrantes en la caravana. “Qué pena qué pena qué pena me da. La madre de Macri no pudo abortar”, gritaban las aborteras. Las clínicas privadas que abundan sobre Boulevard Oroño quedaron escrachadas: “acá abortan las ricas”. “Esta belleza miente”, escribieron con aerosol en los locales de ropa. Diana Sacayán, Lohana Berkins, Berta Cáceres son los nombres de algunas de las mujeres que quedaron plasmadas en pintadas y murales. “Ni una menos, vivas nos queremos”, también se escuchó a coro.

¿A qué se parece un Encuentro Nacional de Mujeres? A nada. Tiene lo ritual de un recital del Indio y el pogo de Jijiji pero en clave feminista. La tradición marchante heredada de los 24 de marzos y el movimiento de derechos humanos. La lógica de la educación popular latinoamericana. Con soberbia feminista es imposible no llenarlo de adjetivos: es el evento más importante, creativo, diverso, histórico, inédito, transversal y poderoso de la Argentina. El año que viene será en Chaco. Porque pesar de las sombras con que se intenta opacar un movimiento de mujeres cada vez más vital y activo, cada día somos más.

bannercronica

LECTURAS RELACIONADAS

7 Responses

  1. Añado otra trampa de la represión al análisis. La represión existió y la vivimos, por supuesto. Pero también tenemos que pensar el accionar y la disposición de las fuerzas de seguridad, la estructuración del vallado, el bloqueo del pasaje juramento y de calle Córdoba por parte de la policía, la ausencia de agentes de tránsito desviando a los autos que venían por calle Santa Fe en pos de otro objetivo. Me refiero al intento de desarticulación de la manifestación más grande que ha vivido la ciudad, la desconcentración, desconcierto y disipación de quienes marchaban, la imposibilidad de transitar fluidamente hacia la explanada del monumento, el cierre pautado que se trunca, el intento de hacer del encuentro un desencuentro. Disposiciones que, incluso sin la existencia del producto conocido como aerosol en el mercado, hubieran provocado una suerte de “bloqueo” en el camino hacia el monumento. Es la represión el árbol, y el intento de desarticular el movimiento el bosque? No lo sé, pero al menos cabe la pregunta por el sentido más profundo de lo que ocurrió.

  2. No fui y necesitaba leer algo como esto. Muy bueno!

  3. Lamento disentir en varios aspectos con la nota. El primero, no fueron hombres los que arrancaron los fenólicos, eran mujeres de teta al aire, pintado el cuerpo con errores de ortografía (quiero creer que a propósito, para mostrar que están rebeladas hasta con las reglas gramaticales). Se ve que esta muy sectorizado el tema de la toma de información, para pintar el cuadro como mas le gusta a artista, no como un atisbo de la realidad. Segundo, las paredes pueden ser consideradas publicas, pero mi casa es mi casa, no quiero que la pintes. Y si tengo un negocio y no te gusta lo que vendo, pues tienen la libertad de ir a comprar otro articulo en otro lado, no tenes porque ensuciar y romper todo lo que no esta dentro de tus estandares.. Con respecto a los feligreses que cantaban salmos, lo mismo. No tenes porque ir a golpearlos por mantener sus creencias. Son distintas a las de ustedes. Que bien. Déjenlos ser. Cuando a ustedes les dicen algo sobre su postura, se enajenan como perro rabioso y sacan la carta de la falta de comprensión y tolerancia, y la mar en coche, sobre todo porque hay que respetarlas en su ideología, pero no hay equidad en ese mismo ámbito cuando deben aplicar la tolerancia ustedes… Y sobre lo que dijo la organización acerca de las mujeres que “agitaron” esas “poco mas de 100, que no las representan”… en los videos que estan filmados s ve qu el grupo es bastante superior a ese numero, y de fondo están todas las “no representadas” mirando y aplaudiendo. Que las reprimieron?. Puede ser, pero esta vez, se la buscaron. Si vas y le pegas un palazo al avispero, no esperes otra cosa que un montón de picaduras por parte de las abejas… Y esta registrado en vídeo por varias fuentes distintas y menos parcializadas que las tomadas para este articulo. Mencionan las personas heridas por balas de goma, pero se olvidan de los policías heridos por balas de plomo y los quemados por bombas molotov tiradas desde “el grupito que no representaban”. pero al que todos miraban y arengaban. No seamos tan inocentes de creer que pueden tirar la piedra y esconder la mano, hay muchas cámaras hoy día….

  4. “https://www.youtube.com/watch?v=IhK_Sh0bT-A”

  5. Muy buena la nota Florencia, aunque desacuerde en algunos puntos, en su esencia estoy totalmente de acuerdo. Me indigna la indignación de aquellos y aquellas a las que le molestan una paredes pintadas, pero no les molesta ni los indigna QUE A LAS MUJERES NOS ESTÁN MATANDO. Hoy mismo se supo de una chiquiita de 16 años, encontrada en Mar del Plata, drogada, violada y empalada por dos tipos a los que no se les puede llamar personas. Dos bestias que le habrán hecho vivir el peor de los dolores antes de morir. Parece que a la señora Evangelina que escribió el comentario anterior, eso, no la indigna. Y aclararle que luchar en todos los frentes contra el machismo, la misoginia y el patriarcado no es una ideología, es luchar por nuestros cuerpos, por nuestra inteligencia, por nuestra libertad. Eso es política con mayúsculas, señora o señorita Evangelina, y no una simple ideología o postura como la llama usted.

  6. Adriana, veo que te indigna los comentarios de otras personas y de paso, ya tomas partido y decidís lo que indigna y molesta y que no, a los demás, en un acto puro de presunción propia e indiscutible. Básicamente, quien no concuerda con tu opinión, es culpable, verdad? No digo que manifestarse esta mal. A lo que voy es, que necesidad tienen de ejercer violencia? Hablas de trabajar en todos los frentes contra el machismo, misoginia, patriarcado, y explotación, hablas de ideología y de pelear por la libertad y la inteligencia… pero como? Desnudándose y rompiendo todo a su paso? Pintando leyendas pro-lesbianismo, incitando a la violencia contra todos los hombres, pregonando el aborto? Hay hombres que se merecen ser tratados como basura, es cierto; pero no menos cierto que hay mujeres que son todo lo opuesto a la santidad.. Te indigna que muera una chica en mar del plata (Que no es cosa de pasar desapercibida tampoco), pero que muera de hambre una persona cada 10 horas o menos y que la mayoria sean niños, (esto solamente en argentina) parece que no te afecta, porque ahí no hubo violencia directa ejercida por esas bestias del patriarcado que desprecias. Hablas de politica con mayusculas, pero se sigue promocionando programas como el de Tinelli y su mas pura cosificacion de la mujer, se promocionan hasta el hartazgo grupos como Marama o Rambai.. ni que decir de sus letras. Las novelas que se emiten y consumen son de claro corte misogino, pero parece que no te molesta. Solo molesta cuando les contradicen la opinión y sobre todo, cuando hay un medio cerca, para recoger su indignacion. Si vamos a hablar de inteligencia y lucha, porque no hablamos de mujeres que lucharon desde su intelecto? Te doy unos ejemplos. Helen Taussig, pediatra alemana que desarrollo técnicas quirurgicas innovadoras para su época; Marie Curie (en realidad Maria Sklodowska), premio nobel de física, Maria Theresia Von Paradis, música ciega; Amelia Earhart, aviadora; Florence Nightingale, a quien le debemos la enfermería moderna; Helen Keller, quien dio a la sociedad una nueva perspectiva acerca de los ciegos. Solo por nombrar algunas de las grandes mujeres que cambiaron la historia…

  1. 11 octubre, 2016

    […] Este fin de semana se realizó el 31º Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario. Pueden leer una nota preciosa y justa de Florencia Alcaraz en este mismo sitio. […]

Deja un comentario