Exvoto para el santuario de Gilda

gilda

Por @ayesho.

Miren, esto es cosa de creer o reventar. A mí Gilda me viene marcando el camino y creo que nunca se lo agradezco lo suficiente. Hace un montón de años, quince o dieciséis,  fui por primera vez a su santuario sobre la entonces “ruta de la muerte”, a la altura de Villa Paranacito, donde se estrelló con el micro que le costó la vida a ella, a su mamá y a su hija, además de tres músicos y el chofer, y dejé un papelito doblado en cuatro pidiéndole que me dejara escribir su biografía, y que me la publicara alguna editorial grosa, claro. Puse el papelito entre los cientos de exvotos y me olvidé por completo hasta que hace poco volví al santuario a dejarle en ofrenda la biografía ya terminada y publicada por Planeta.

Como soy escéptico pero también agradecido ahora quiero hacer algo más concreto. El sábado que viene, 2 de abril, a las 20:30. Una función de teatro a beneficio del santuario. Es que está bajo el agua, afectado -como toda la zona- por las inundaciones crónicas. La familia que lo creó y lo cuida (los Maza) ya no sabe cómo preservarlo. Por pedido suyo, me junté con ellos en el nicho de la Chacarita, donde reposa Gilda. Pensamos en un apoyo del apoyo de la obra de teatro. Como no habíamos llevado papel le pedí a gilda2una de las cuidadoras una hoja del registro de visitantes y redactamos ahí, cementerio vacío, un domingo a la tarde, a mano, una nota formal. La cooperativa que representa su vida dijo que sí sin ninguna vuelta. Florencia Berthold, la dramaturga y quien la encarnó; Iván Espeche, director y  esposo de Flor, y con ellos el elenco exquisito con el que desde hace seis meses vienen dando, a sala llena, una versión libre en clave de homenaje musical, de la biografía que Gilda me concedió escribirle, darán una obra a beneficio. Lo recaudado en por el Teatro Buenos Aires, Idehados Producciones y la Cooperativa de GILDA, se destinará en su totalidad para levantar un dique que contenga el agua de la inundación que afecta la zona de Villa Paranacito: tierra, tosca, material, así como el pago del transporte de la misma (camiones) y la contratación de la maquinaria necesaria.

El problema del santuario es tan concreto como difícil de resolver. Los Maza creen que levantando el camino de entrada y el espacio físico donde están los restos del micro donde Gilda se mató podría alcanzar, siempre y cuando además se pueda conseguir la cantidad de tierra suficiente como para hacer un dique de contención al agua que arrasa. Ninguno de nosotros sabe a ciencia cierta si ésa es la solución, pero sí que la función a beneficio va a servir para juntar algunos fondos. Así que buscamos admiradores de Gilda. Gente que entienda de ingeniería que pueda aportar idea para ayudar a que este espacio se preserve. Dejo la invitación abierta.

historia

LECTURAS RELACIONADAS

1 Response

  1. Dulce Gilda…
    Curiosa Gilda…
    Sabían que era/es,sobrina de quièn?

Deja un comentario