Está ahí, lo veo, me habla, es Dios

edir-macedo1

Por @irocca.

Edir Macedo es el hombre. Carioca de nacimiento, a los dieciséis años se metió en una lotería estatal en Rio de Janeiro. Su apuesta por una vida llena de licencias lo arrojó en la angustia y luego lo terminó arropando entre los brazos de la fe. A falta de una se bautizó tres veces. Y en 1977 fundó, en el espacio que ocupaba una funeraria, la primera Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD).

Poco menos de treinta años después, por televisión, los testimonios, no por repetidos dejan de sorprender. Pasa uno tras otro, y la puesta en escena no falla: personas que en algún momento tuvieron dificultades económicas y hoy, gracias a la presencia en la Iglesia, encontraron la prosperidad. Quince minutos pasadas la una de la mañana el “Congreso para el Progreso”, un bloque dentro de Pare de Sufrir, consume la pantalla.

El relato se pone en marcha, la ingeniería psicológica comienza a taladrar las ideas de un televidente trasnochado, que en el cenit de su insomnio está dispuesto a escuchar. Pero no sirve que sólo escuche, la clave está en la participación: involucrarse, ir a la iglesia, dejar el diezmo.

Tras el “Congreso para el Progreso”, un pastor con un forzado portuñol, y mejor manejo de los tonos que la terminología, nos invita a sumergirnos en las entrañas de las pasiones dando comienzo a “Terapia del amor”. Entramos en la recta final y la desesperación, en algunos casos, puede más que el sueño.

Los consejos para tener una vida sentimental plena tienen a Dios como protagonista, claro que el cambio aparecerá en el momento en que se tome la decisión de asistir al imponente “Templo de la Fe”, sede nacional de la IURD por el cual pagaron ocho millones de dólares. Está ubicado en la Avenida Corrientes, pleno barrio de Almagro, y es allí donde se realizan numerosas reuniones que se dividen según la problemática (progreso económico, amor, vicios, etcétera).

La IURD comenzó a vincularse con la política brasilera en el año 1986, patrocinando candidatos a cambio de favores. Este entramado le permitió ganar presencia en el parlamento y hasta conformar sus propias figuras bajo la estructura del Partido Liberal. En el año 2002, se desligó del PL para crear su propia fuerza denominada Partido Brasilero.

El camino de Edir Macedo fue igual de prospero. Las innumerables investigaciones que lo tuvieron como protagonista no le provocaron ningún contratiempo salvo los once días que estuvo preso, en 1992, bajo cargos de fraude, charlatanería y curanderismo. Actualmente es el  propietario de la Red Récord, la tercera cadena de televisión brasilera.

La eficacia radica en el mensaje, claro, duro, al hueso. El tercer bloque de Pare de Sufrir, por América Tv, es un punto de quiebre. De los testimonios se pasa a la acción: romper con los vicios es la máxima y el pastor intenta convencer a propios y extraños.

Dos feligreses arrodillados y con los brazos cruzados en su espalda, hacen una reverencia continua mientras mueven los torsos casi como poseídos. En el medio del trance el pastor, como si nada de esto sucediera a sus espaldas, toma un vaso de cerveza para seducir a un joven presuntamente alcohólico. Su deseo es grande, o eso es lo que nos quiere hacer creer, mientras el joven intenta seguir al pie de la letra con su papel.

El exorcismo en sí no se ve, queda la duda de qué es lo que realmente sucede. Sin embargo, para reforzar la idea, el joven es enfrentado nuevamente a la cerveza que un rato atrás ocupaba el centro neurálgico de su vicio. Resultado: la rechaza, con más dudas que asco. “Estás curado”, grita el pastor y le toca la espalda.

En una nota de Jorge Rouillon publicada en el diario La Nación en el año 2009, se destaca que ninguna de las tres confederaciones que reúnen a las iglesias protestantes o evangélicas del país (Federación Argentina de Iglesias Evangélicas, Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina o Confederación Evangélica Pentecostal) reconoce a la IURD como miembro autorizado en la difusión del evangelio.

Su especial atención por intentar abordar nuevos paradigmas dentro de la fe, (por ejemplo, la búsqueda del éxito), para alejarse de los saberes fundantes de la Biblia, recibió el menosprecio por parte de las demás ramas del cristianismo protestante.

“El Cristo evangélico es un operador cotidiano, te ayuda a conseguir trabajo, a que los chicos pasen de grado y a que al marido le vaya bien en el negocio y no ande con otra. Un Cristo, un producto reparador de la vida material”, explica Alejandro Seselovsky, autor de “¡Cristo llame ya!”, libro en el que narra los códigos del negocio de la fe.

Son las dos de la mañana, la maquinaria de milagros de manual y rituales transformados en show se apaga. No es fortuito que los pastores aparezcan a la madrugada, en horas donde la desesperación se conjuga con la soledad. Con un promedio mensual de un punto de rating (cien mil espectadores), buscan seducir a través de la identificación a todo aquel que necesite taponar su angustia, es decir, a todos nosotros. Pronto los telepredicadores descansarán, al menos por un rato, o hasta que pague el que sigue.

LECTURAS RELACIONADAS

Deja un comentario