Juana Azurduy: El regalo de Evo

azur

Foto: AP

Por @gabo.

Colón se fue. Llegó la Juana Azurduy del escultor Andrés Zerneri. Con quince metros de altura, será la estatua más grande de Argentina. Se presenta el 15 de julio, Día de la Cofraternidad Argentino-Boliviana.

Evo Morales lo eligió. Se comunicó con la embajada de Bolivia en Argentina y pidió referencia de un escultor con experiencia para construir una estatua de Juana Azurduy. Y le dieron el nombre: Andrés Zerneri, autor de la segunda escultura homenaje al Comandante Che Guevara en América y el Caribe, después de la emplazada en Cuba.

La estatua que hoy, 15 de julio, Día de la Cofraternidad Argentino-Boliviana, presentarán Cristina Fernández de Kirchner y Evo Morales será la más grande de Argentina: con pedestal incluido, llega a los quince metros de altura.

Su construcción comenzó en febrero de 2013. En todo el proceso, junto a Zerneri trabajaron 45 personas. Utilizaron una técnica que pocas personas dominan en el país: la fundición “a la cera perdida”. Primero realizaron una matriz en yeso a escala real. Luego, montaron sobre ella moldes de cera de 1,5 cm de espesor y los encapsularon con un material que resiste altas temperaturas. Una vez confeccionadas, llevaron las piezas a un horno donde la cera se derrite: entre los orificios que el calor provoca, entra el bronce. Una que finalizaron el fundido, soldaron todas las piezas.

La estatua está montada sobre el pedestal que ocupó, hasta no hace mucho, el monumento de Cristóbal Colón. Esta obra, realizada por el inmigrante italiano Antonio Devoto en 1921, será trasladada frente al Aeroparque Metropolitano de Costanera Norte. Entre las voces que se pronunciaron en contra de esta medida, se encuentra la Asociación Civil  Basta de Demoler, dedicada a la conservación del patrimonio arquitectónico de la Ciudad de Buenos Aires, ya que creen que “se esta borrando parte de la historia” y lo ven como una “injusticia gratuita, un claro acto de discriminación”.

Zerneri en distintas ocasiones evitó polemizar sobre el  tema y aclaró su posición: para él, la figura de Colón se asocia a la esclavitud y no es representativa de una sociedad que quiere enseñarle otro tipo de valores a sus hijos. Y aclara: el cambio no va  ligado a cortarle la cabeza o fundir su estructura, porque no se busca borrar la historia, sino brindar otra mirada, otra forma de ver nuestra identidad. Por ello, la gigante de bronce mirará de frente, y no dando la espalda como lo hacía el marinero europeo, que posaba su vista en el río.

El de Juana Azurduy no es el único proyecto ambicioso de Zerneri. También está trabajando en el Monumento a la Mujer Originaria, que impulsa junto a Osvaldo Bayer. A diferencia del de Juana Azurduy no cuenta con apoyo económico de ningún Gobierno: para financiarlo, propuso una campaña de donación de bronce por parte de la sociedad civil. Andrés siempre hizo hincapié en que su obra represente el documento físico de la voluntad del pueblo. Para él, sería un sin sentido hacer tanta movilización para que el resultado final sea simplemente sumar un estatua al patrimonio escultórico. En el mismo sentido piensa la obra de Juana Azurduy, que sucederá a cualquier gobierno futuro.

La Mujer Originaria también será una gigante de bronce de 10 metros de alto- la pieza más grande de Argentina-, pero no estará sobre ningún pedestal, sino al ras del piso, al alcance de todos. Pretende reemplazar a la estatua del general Julio Argentino Roca ubicada en Diagonal Sur y Perú, a pocas cuadras de la Casa Rosada. La propuesta de Zerneri es la misma que con la de Juana Azurduy: el monumento no intenta ser una forma de venganza o revancha. No se pide borrar la historia, sino darle un giro para verla desde otro ángulo y, a su vez,  explorar nociones diferentes a la “belleza” tradicional, en términos artísticos, que nos enseño Europa.

Ambos proyectos fueron construidos en la Ex Esma, donde funcionó uno de los centros clandestinos de detención más importantes de la última dictadura cívico-militar.  Hoy, abierto al público como Espacio de Memoria y Promoción de los Derechos Humanos, es el espacio donde el artista eligió representar a través de sus obras “la vida, la naturaleza y la tierra”. Todos estos aspectos, dice, están estrechamente ligados la mujer, una figura que en los últimos años empezó a dejar de ocupar el lugar silenciado al que fue sometido en las narraciones hegemónicas de nuestra historia.

banner-02

LECTURAS RELACIONADAS

Deja un comentario