Yamila Cafrune habló del oficio de representar al pueblo en el escenario

Recién llegada de Jujuy, Yamila Cafrune charló sobre cómo vivió conocer el terruño y la casa natal de su padre: El recordado “Cantor de Pueblo”, Jorge Cafrune. Cuenta que arribó a “Perico del Carmen” junto a su productor musical. La decisión fue ir sin previo aviso porque necesitaba “tranquilidad y soledad” para recorrer los pagos natales de “el papi”.

Primero, en el pueblo, visitó la Plaza Central y se sentó al lado de una de las dos estatuas en honor a su papá. Luego, llegó el turno de ir rumbo al paraje  “El Sunchal”.

Yamila es cálida cuando habla pero se torna más dulce cuando recuerda los pormenores de esta experiencia en su vida. Según explicó, esa casa lleva muchos años sin pertenecerle como propiedad a su familia. “Desde que mi papá era chico”, acota. “El nuevo dueño alquiló la parte del campo para plantación de tabaco y, por eso, nosotros vimos la casa desde afuera”.

Asegura que nunca había estado ahí pero, sin embargo, ni bien sus ojos descubrieron dicha construcción, tuvo la certeza de que “esa era la casa de papi”.

“Ahí nació él y me pareció tan familiar, tan lindo. Me hubiera gustado tanto que él volviera a verla”, añora la cantante y recuerda “él regresó cuando grande y de hecho se sacó una foto por la que, ahora, reconocimos la galería. Fue algo muy lindo”.

En la recorrida, reveló que pudo conversar con un compañero de escuela y travesías de su padre. “Tantas cosas… parecía que las recordaba pero no las había vivido nunca, simplemente me las habían contado. Fue muy lindo ir”.

CAFRUNENANDO

Conmemorando los 80 años del natalicio de don Jorge Cafrune sucedido un 8 de agosto de 1937, Yamila creó CAFRUNEANDO un espectáculo donde recorre gran parte del repertorio musical de su padre. En ese show, se ilustra el canto y la música, se proyectan imágenes inéditas del archivo familiar. Lo presentó e inició a fines de 2017 en la localidad de San Salvador, provincia de Jujuy, para extenderlo –aún- por todas las regiones de Argentina.

“Cafruneando ha sido una experiencia maravillosa durante un año y un poco más. Se nos fue de las manos y no pudimos pararlo cuando quisimos. Lo vamos a parar cuando podamos. Fue más exitoso de lo que esperábamos porque la gente lo pide y lo pide. No quieren que lo dejemos de hacer”, admite Yamila.

Consultada sobre cómo sigue la grilla de presentaciones, asegura: “Vamos a terminar de hacer los Cafruneando que nos quedan, seguir con las charlas que nos han pedido para determinados Congresos. He estado en el de Cosquín, estuvimos en la Academia Nacional de Folclore en Jujuy y empecé ya con las carpetas de Cosquín, Jesús María. Tenemos planificado un espectáculo nuevo para el año que viene que quizás se adelanta y, por supuesto, seguir con mi espectáculo de guitarras”.

Cabe recordar que, para fiestas populares y grandes eventos Yamila se presenta acompañada por un cuarteto de guitarras, propuesta federal con un sonido que se está perdiendo en los grandes escenarios: guitarras con sonido a madera interpretando música popular para escuchar, bailar, cantar y disfrutar en familia.

EL LEGADO

Yamila asegura que el legado que le dejó su padre “es una responsabilidad muy grande”. Y reflexiona: “Pienso que él, cuando se fue, no se dio cuenta lo que dejaba. No solamente con el legado sino con lo que había sembrado en la gente. Es increíble lo que la gente espera de un/a Cafrune, es mucho más de lo que espera de otrx cantor o cantora. Simplemente porque esperan que se comprometa tal cual lo hizo papi”.

En ese sentido, dijo: “A pesar del tiempo, tenemos ideas muy similares en cuanto a la Justicia, la identidad, la nacionalidad y eso lo defenderé mientras Dios me dé vida”.

En su opinión “cantor/a que se tilde de popular es quien representa al pueblo en el escenario. Y al pueblo se lo representa de distintas maneras”. Al respecto, ejemplificó: “No solo desde el sufrimiento, puede ser desde el enamoramiento cantando ‘Que seas vos’, ‘No te puedo olvidar’. Pero, cuando la cosa comienza a apretar y la gente empieza a querer que su cantor/a lo represente en el escenario como quiere que sus políticos lo hagan, que para eso los votan, entonces hay que empezar con ‘El Orejano’, ‘Coplas del payador perseguido’, con un montón de canciones que hacen al momento que está pasando la gente”.

-¿Tenés algún recuerdo/ enseñanza para compartir de lo que fue Jorge Cafrune como papá?

A pesar de que tenía 12 años cuando él murió, me dejó muchas enseñanzas. Papá era físicamente muy ausente pero cuando estaba con él, yo trataba de captarle hasta cómo pestañaba. Cuando íbamos a un espectáculo y él tenía que cantar, recuerdo que respetaba mucho a la persona que cantaba antes, fuera más o menos importante. Eso es una enseñanza maravillosa para quien se dedica a lo mismo. Nadie es telonero de nadie.

También me enseñó a no cantar lo que no siento. No hay canción que yo cante y sienta livianita o no sepa que quiere decir. Son pequeñas grandes enseñanzas que me dio.

“A LAS MUJERES SIEMPRE NOS CUESTA MÁS”

Consultada sobre cómo ha sido y es su experiencia como folclorista en un ámbito donde ha estado tan marcada la presencia masculina, Yamila admite que “a las mujeres siempre nos cuesta más. No sé si solamente en el ámbito del folclore, capaz que cuesta en todo ámbito. Pero como folclorista digo que sí, me costó”.

Y agrega: “¿Cuántas canciones han sido escritas para mujeres y cuántas para hombres? Capaz que las mujeres cambiamos letras y decimos ‘nosotras’ por ‘nosotros’ o ‘ella’ por ´’él’ pero, si tuviéramos que respetar a ultranza la letra del compositor, son muy poquitas las que se compusieron para que las cantemos nosotras. Y, además, hay otro montón de situaciones y circunstancias que hacen que los muchachos sean más aplaudidos que las mujeres”.

-Llevas un 2018 de gira por el interior, ¿Cómo ves al país?

Veo muy mal al país. Nunca lo vi así. Desde que yo tengo uso de razón, nunca el pueblo había estado de esta manera. Lo veo con mucho miedo, violencia, falta de expectativa y de esperanza, con hambre, con una crisis importante que no se resuelve así nomás. Vamos a tener que sacar fuerzas para salir entre todos porque está brava la cosa.

 

Fuente: La Perinola

 

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.