Tomás Eliaschev: “La lucha contra el individualismo es nuestra primera reacción frente a las condiciones de trabajo con las que nos encontramos”

“No nos resignamos al periodismo de obediencia debida. Queremos pelear por el derecho a difundir las necesidades de nuestro pueblo, le pese a quien le pese”, escribió el periodista Tomás Eliaschev en el ensayo La prensa y las luchas de Prensa publicado en el libro Diez ironías sobre la libertad de expresión del Colectivo de Trabajadores de Prensa (CTP). “En los medios públicos y privados de todos los colores hay trabajadores y trabajadoras de prensa convencidos de que la comunicación es un derecho social. Que no puede ser que la única voz autorizada sea la de las fuentes de quienes ostentan el poder económico y político”. Su formación periodística comenzó en 2002,  militando en el colectivo alternativo de información llamado  Indymedia donde realizaba la cobertura de piquetes, movilizaciones y la ocupación de las fábricas. Su militancia sigue hoy en día en la agrupación de izquierda del Frente Popular Darío Santillán y en el CTP. Además tiene una fuerte actividad sindical como delegado de Revista Veintitrés, en la cual trabaja, y como Secretario de Derechos Humanos del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA).

En una esquina de Boedo, cerca de la estación de subte Avenida La Plata, hay un café con nombre francés, Le Ble. Es jueves por la tarde y en unos minutos llegará Eliaschev acompañado de su pequeña hija Julia. Después  de disculparse por traer a la niña a la entrevista, de pedir un croissant con un café y de poner sobre una de las mesas los lápices junto al cuaderno para que su hija pudiera jugar, todo está listo para comenzar.

En 2011 publicaste un artículo en revista Herramienta, donde ensayás sobre el espíritu individualista que invade a muchos de los periodistas en la actualidad, quienes cambian su compromiso con la sociedad por hacerse conocidos ¿Podría decirse que esta situación se reproduce en todos los ambientes laborales y que tiene que ver con el sistema capitalista que busca la división de los trabajadores para que les sea más difícil reclamar mejoras laborales?

El sistema capitalista es muy amplio para explicarlo, pero sí, es cierto que está basado en el individualismo y los medios de comunicación tienen un rol bastante particular en la sociedad como propagadores de ideología. Lo interesante es analizar lo que pasa dentro de los medios y en cuanto tiene que ver si uno tiene una perspectiva individualista como laburante. En el periodismo  el individualismo asume características específicas como las del prestigio personal que se afirma con la construcción del nombre, como la  firma que es la necesidad con la que juegan las patronales. La lucha contra el individualismo es nuestra primera reacción frente a las condiciones de trabajo con las que nos encontramos. No sólo tiene que ver con la lucha salarial sino con los contenidos periodísticos y de qué manera son tratados. Una de las trabas más importantes es que algunos periodistas no se sienten laburantes sino que se sienten más cercanos a los artistas o intelectuales pero aun así, a menos que se conviertan en empresarios, siguen siendo laburantes. Y esta cuestión de que el periodismo no es un laburo, conlleva a que se crea que no se tienen que respetar los derechos laborales o ejercer los que tienen otros trabajadores como hacer un paro, asambleas, movilizarse, elegir delegados y todo lo que conforma una vida sindical.

SiPreBA está por cumplir su primer año en funcionamiento y representa la unión de los trabajadores de prensa para enfrentar a las patronales luego del abandono de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA).

Estos “lazos de solidaridad” entre periodistas comienza en 2008 con la pelea entre Clarín y el gobierno kirchnerista, que nos termina beneficiando, porque aparece la reflexión sobre qué lugar ocupamos los laburantes de los medios y que no somos la empresa en la que trabajamos, de hecho hay más similitudes entre un trabajador de Página 12 con uno de Clarín  que con sus patrones. Esta verdad fue liquidada en los noventa cuando se produjo la concentración de los medios y una valoración del periodista denunciante que tiene que estar por arriba de todo y sin intereses por detrás. Esa misma grieta es la que nos ayuda a los laburantes, en 2010 con el vaciamiento del diario Crítica, a irrumpir con nuestra voz y a mostrarnos ante las patronales “kirchneristas” o “antikirchneristas”, que son lo mismo porque solo van tras sus intereses. En 2012 y 2013 es cuando desde los plenarios de delegados se presiona a la burocracia de la UTPBA para ir hacia una paritaria digna que en conjunto con otras problemáticas hace que se empiece a gestar SiPreBA.

El sindicato es atípico porque no posee dirigentes sindicales…

Somos todos trabajadores de prensa que cumplimos horario de trabajo. Todos los que estamos en la comisión directiva somos delegados de base que aparte cumplimos con nuestras obligaciones. Y esto hace que sea una representación muy genuina porque estamos en el día a día. Nuestro principal problema es que quedamos fuera de la negociación con las patronales porque solo tenemos la personería sindical simple, que nos permite hacer elecciones de delegados. Así las patronales se ven beneficiadas porque terminan negociando con la UTPBA, que sí está reconocido,  porque a ellos no les interesa lo que puedan darle a los trabajadores ya que no poseen ningún tipo de representación en las redacciones.

Darles entidad como sindicato y que sea reconocida la importancia de su participación en los conflictos, como en las movilizaciones que realizaron por el vaciamiento del Grupo 23, significaría que con su unidad podrían lograr las mejoras salariales que quisieran.

Las empresas no quieren que haya una organización colectiva porque te organizás por reclamos económicos y también para cuestionar lo que ellos plantean como su noción de verdad. Entonces debido a la unidad terminarían perdiendo plata y su autoridad editorial. Igualmente hay momentos en los que el trabajo sindical permite cuestionar la cadena de mandos periodísticos que es el momento en donde la asamblea  se transforma en un foro para discutir los contenidos periodísticos dejando de lado las discusiones que tienen que ver con las demandas económicas.

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.