Soriano, 1995

“El fútbol tiene la significación de una guerra sin muertos, pero con conflicto. Con drama, reflexión e ironía”.

La frase es de Osvaldo Soriano. Es una de las tantas que aparecen en internet como las mejores o más representativas (o las que más venden) del escritor.

La dijo en noviembre de 1995, en una entrevista realizada por la periodista Cristiana Castello, quien recuerda que “el mismo día que se publicó”, Soriano la llamó, emocionado, conmovido. “Me dijo que nunca se reconoció tanto en un texto, en una entrevista, como en la que le hice yo”.

La nota es una charla de café, atrapante, veloz, suelta. Una buena puerta de entrada al escritor y un hermoso retrato del clima de época. En ella Soriano habla de todo y le bastan unas pocas palabras sobre fútbol para dejar esa huella.

– ¿Cuál es el corazón de ese fervor futbolero que tanto convoca?

– Creo que el fútbol tiene la significación de una guerra sin muertos, pero con conflicto. Con drama, reflexión e ironía. Y amalgama a la familia, cosa que no consigue la política.

Hermosa y perfecta síntesis, no hay más nada que decir, el relato continúa.

Osvaldo Soriano, escritor y periodista, es uno de esos compañeros que ya no están pero que forman parte de nuestra manera de ver el fútbol. Parte de una generación que veía y sentía el fútbol de una manera romántica, nostálgica y literaria; que lo entendía como un arte, como una expresión popular, y que sostenía que por más que las corporaciones y la tecnología lo aprisionaran cada vez más -al deporte y al mismísimo cuerpo-, “el opio de los pueblos” siempre iba a dejar lugar a lo bellamente imprevisible.

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.