“Quienes se dedican a la venta de drogas, se están pasando a la explotación sexual de mujeres”

Por Franco Medina y Juan Agustín Fernandez

A través de distintos métodos, la fundación María de los Ángeles informa a la sociedad acerca del tráfico sexual de mujeres. Cómo realizan la captación, las consecuencias y dónde pueden pedir ayuda.

Después de abrir la puerta y establecer el cordial saludo, Mariana Schvartz, directora general de la entidad, presenta a uno de los abogados que trabaja junto a ella, Agustín Araoz. La organización se encarga de recibir denuncias y brindar asistencia integral a las víctimas que sufren la trata de personas, esto quiere decir que ofrecen de forma gratuita apoyo legal, psicológico y social, además de judicializar las causas.

La trata de personas es una problemática que no distingue sexo, religión ni edad, representa una violación a los derechos humanos y tiene fines sexuales, de trabajo forzoso o prácticas relacionadas con la esclavitud. Araoz, relajado y demostrando cierta costumbre a las entrevistas, explica que una red de tratas funciona a través de varios actores, que van desde el ala privada a la estatal, es decir que la trata de personas necesita connivencia de las dos partes. “Hay roles específicos, el que va negociar con la policía, quién va ser el encargado del local, el que va reclutar mujeres y así varios puestos más”. Schvartz por su parte, agrega que también necesitan alguien que les provea la habilitación del local y las libretas sanitarias de las chicas, que las usan para intentar reglamentar algo que está prohibido en todo el país.

Por otra parte, destacan que en Argentina por lo general se desbaratan redes que son de tipo familiar, pero no quita que hayan otras con más “poder”. La red que secuestró a Marita Verón en 2002, se demostró que tenía vínculos con el lavado de dinero y el narcotráfico, estos tipos de negocios son más grandes y tienen articulaciones internacionales.

A nivel nacional las zonas de reclutamiento se concentran en su mayoría en el noroeste y en el nea, como Jujuy, Formosa y Misiones. Esto tiene que ver con que el norte del país está menos desarrollado económicamente y también en algunos casos son provincias con mucha impronta machista. Al ocurrir esto, las redes captan a las mujeres en este sector de Argentina para llevarlas al sur que tienen más riquezas y más demandas de clientes, por ser una zona con mayor concentración de varones.

Además de realizar charlas  en escuelas y tareas de concientización. ¿Qué otros métodos utilizan para prevenir el tráfico de mujeres?

 Hicimos grandes recitales destinados a jóvenes en el que participaron alrededor de 20 a 30 mil personas, Por otra parte, en estos eventos Susana Trimarco, presidenta de la fundación, es la principal oradora y advierte al público sobre este delito, cuáles son las fases y los medios de captación. Además montamos carpas, hablamos con la gente, repartimos folletos y utilizamos las redes sociales. Cualquier oportunidad que tiene el equipo de hablar hacia afuera subrayamos la cuestión de la prevención, que es la mejor forma de enfrentar a la trata. En la sede de Tucumán trabajamos en conjunto con el Centro de Acceso a la Justicia, ellos hacen visitas barriales y nosotros los acompañamos para concientizar en las zonas más vulnerables, donde hay personas más expuestas a este delito.

¿Cómo realizan el primer contacto con la víctima?

La víctima puede ir a las sedes de la fundación directamente, porque se entera de nuestro trabajo o porque es derivada por algún organismo de asistencia. En otras oportunidades hemos recibido por oficio judicial y también nos contactan a través de las redes sociales. Por otra parte, cuando nos tocó ir a allanamientos de prostíbulos, mediante oficios y protocolos establecidos, hay un primer contacto de los profesionales de la fundación dentro de ese lugar, después elaboramos un informe al juzgado y le decimos a estas personas que pueden acercarse a las sedes de la fundación y que estamos para lo que necesite, procurando siempre que estemos oficiados, para evitar cualquier planteamiento de algún abogado defensor.

Teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos donde hay un prostíbulo, hay connivencia de un funcionario o de la policía, ¿está capacitado el Estado y la fuerza policial para combatir la trata?

Depende de qué región del país se hable. Policía federal y Gendarmería Nacional sabemos que tienen unidades especializadas en trata. Hoy cada policía provincial o nacional tiene una unidad específica para este delito, que es la División de Trata de Personas, esto representa un avance. Desde el Ministerio de Seguridad de la Nación se nota que hay una preocupación o la conciencia de que hay que tener un protocolo específico a la hora de intervenir un allanamiento, además tienen que trabajar a la par con el fiscal y el juez federal. De la misma forma, también hay policías corruptos que pueden dificultar una investigación o frenar la denuncia, pero gracias a la creación de estas unidades esto se pudo revertir en parte.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en México hay 47 grupos criminales que se dedican a la trata y a su vez son carteles de drogas, ¿en Argentina existe este vínculo entre ambos delitos?

En la fundación estamos observando con mucha preocupación que quienes se dedican a la venta de drogas, se están pasando a la explotación sexual de mujeres, y viceversa. Últimamente está muy relacionada la captación de jóvenes  menores de edad para vender drogas y explotarlas sexualmente en las villas. La vinculación está cada vez más presente, en el caso de una desaparición o allanamiento. Hay que recordar que la droga muchas veces es utilizada por los proxenetas para ablandar a la víctima o hacerla dependiente y de esa manera tenerla controlada. Antes estaba más definido el negocio de cada delincuente, el vendedor se dedicaba solo a eso y el explotador también, pero ahora aparece este nuevo fenómeno, que una misma red se encarga de los dos delitos.

¿Un cliente se puede dar cuenta cuando una mujer está en un prostíbulo por Motus propio o en contra de su voluntad?

Es imposible que se de cuenta, ya de por sí, si una persona asiste a un prostíbulo esa chica está siendo explotada, no hace falta que llore, pida auxilio, este atada o morada. Porque ella no es dueña del lugar, trabaja para otro, un encargado o dueño, que en el mejor de los casos le da un porcentaje a la víctima y el se queda con otro mayor, eso ya es un delito. Si bien existen mujeres que son conscientes de lo que hacen, de hecho viajan a otra provincia para prostituirse, no saben al sistema donde entran, que tiene cuestiones de coacción y explotación, las tienen de lunes a lunes, mas de 8 horas, hacen 22 pases por noche, entre otras irregularidades. Nos tocó entrar a prostíbulos y que mujeres digan “yo estoy porque quiero”, “este es mi trabajo”, o en otros casos dicen “se que voy a prostituirme a otras provincias, pero cuando llego me cobran el pasaje y la ropa que me dan, entonces arranco con deudas que no puedo saldar nunca”. Cuando conversas con la persona y la asistís, te das cuenta de que no es consciente de todo esto, sino una víctima, hacen eso por cuestiones de extrema necesidad o como última opción, entonces caen en manos de estos tipos que se aprovechan de su situación.

Con la reforma de la Ley 26.842 contra la Trata de Personas, las escalas penales subieron y hay nuevos agravantes que antes no estaban considerados, ¿el próximo paso para una condena a proxenetas puede ser el decomiso de bienes?

El decomiso está en pleno proceso. Nosotros tuvimos una sentencia hace poco en Tucumán, la causa “California”, en la cual la fundación estuvo desde un primer momento como querellante y asistiendo a la víctima. En este fallo se decomisaron los dos prostíbulos, de los siete acusados se condenaron a seis, todos como coautores, si bien en un principio las condenas fueron leves, casación, la sala 4 de Comodoro Py aumentó las penas y pidió que se investigue a la policía de Tucumán, porque en los testimonio de las víctimas se nombraba a un agente de la División Trata de Personas como cliente y el que iba a cobrar la coima. Las penas por lo general son bajas y dependen del Tribunal de la provincia, son de 4 o 5 años, en este en particular, fueron de más: de 8 a 10. En el caso de Marita fueron condenas de 18 y 20 años, que son muchos pero es algo que todavía está en proceso.

Si bien los avisos clasificados sobre ofertas sexuales están prohibidos, en los basureros o las paredes se ven pegados los “papelitos” que ofrecen llamar a mujeres para tener sexo, ¿Investigan si estas personas están bajo una red de trata?

Lo que hacemos es juntar cierta cantidad de avisos y elevarlos a la Oficina de Monitoreo de Publicación de Avisos de Oferta Sexual, que pertenece al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Ellos lo judicializan para que se investigue a partir de esos papelitos, cuáles son los lugares y se puedan producir allanamientos. En Buenos Aires se realizan de forma simultánea, por ejemplo en cinco edificios juntos que tienen todos los pisos privados, y por lo general son de estos tipos de avisos. Lamentablemente son masivas estas publicaciones pero hay gente que se compromete y nos traen la pila de papelitos para que los mandemos a investigar.

Attachments

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.