¡Qué vida!

Qué vida. Todo lo que tengo para contarte… Pasar de estar en un mismo día aburrido, a querer relatarte este tramo de la historia en el que formo parte y el cual compartimos, o quizás ya no. Qué vida. No puedo pedir más nada, si a la nada lo consideramos material. Un celular, vivienda, comida, educación, familia, novia y hasta un aparato nuevo que me brinda un mundo y un mundo por crear. Todo eso forma parte de mi presente. Un libro en mano y mil ideas que brotan mientras sigo sus líneas. Qué lindo, si lindo fuera para todos lo mismo. Trabajo y hasta tiempo libre… ¿De qué me puedo quejar? Una persona, que hoy marcarían como: llena de posibilidades y amor, pataleando porque le falta algo siendo que hay millones a su alrededor que no tienen abrigo ni comida. Si deseáramos todos lo mismo…
No me quejo. Agradezco a Dios por tener a cada uno de mis seres queridos y amigos, solo busco aclarar que no todos priorizamos lo mismo. El tener a mis familiares y amigos no me impide dejarlos por un tiempo y vivir a la distancia. Mis cosas no me impiden soñar y soltarlas un rato si mi mente me lo permite. Pobre de mí si mi mente no me dejara imaginar y soñarte.
Este texto no sería posible si me incapacitaran desprenderme de mi vida, si mi vida fuera únicamente la percepción de mis sentidos… Pero no lo es. Ojalá tengas esta virtud que te da libertad y felicidad. La capacidad a la que me refiero es extraña, si extraño fueran las cosas poco populares. Para mi entender, uno no logra comprender la vida hasta que pone una pausa, muchas comas. Dejame escribir tranquilo, no me pongas reglas. Arranco las oraciones como quiero y soy tan vulgar como se me dé la gana, porque yo escribo lo que escribo, no vos.
Qué vida. ¿Estoy loco? Mandame un mail corrigiéndome. No puedo comprender las bellezas de la vida. Necesito probar para entender. No me encierres entre dos puntos porque voy a hacer todo lo posible para llegar al borrador. Sé que lo puedo lograr. Qué vida. Saber que un día me voy a convertir en lo que tanto temo, si temor fuera el miedo a un futuro incierto.
Acá soy feliz. Tengo a mi mujer que me sigue a donde quiero, pero, ¿acaso es lo que ella quiere? No logro descifrar cómo las personas se llenan tan fácil, no puede ser. Me está mintiendo, o peor, se miente a ella. Hacer tu vida en base a las decisiones del otro. No funciona. Yo debo ser malo. Hago lo que quiero, sí ya lo dije antes, pero hago lo que quiero probando hasta qué punto me siguen. Tendría que vivir solo, lo sé. Sin embargo, no puedo desprenderme de nada, si nada fuera todo lo que tengo.
Yo vivo en la nada. Acá está mi familia y mi vida, todo lo que tengo. Igualmente busco más, si más se refiriera a lo que puedo crear en mi imaginación. Ese lugar se ve hermoso. En más tengo tiempo, lugar, naturaleza, mi novia y cada tanto, puedo viajar para ver a mis seres queridos y traerlos conmigo. Estoy seguro que no es imposible. Qué vida.
Soy feliz. Si, aunque no parezca. Soy feliz, si feliz hablara de todo lo que soy. Pero feliz no habla… Más y nada engloban mi felicidad. Qué lindo sería llegar a más, pero que feo sería sentir que no tengo más nada para soñar.

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.