Primavera morada: "Vivas nos queremos"

Actualmente está viendo una revisión titulada "Primavera morada: "Vivas nos queremos"", guardada en el 25 abril, 2016 a las 11:31 am por Itzel Rojas
Título
Primavera morada: "Vivas nos queremos"
Contenido
El 24 de abril será histórico para las mujeres de México. Fue el día que en que salieron a gritar al unísono “Vivas nos queremos”, para exigir “Ni una más”. El Paseo de la Reforma se pintó violeta, miles de mujeres protagonizaron la marcha contra las violencias machistas.
  “Si tocas a una, nos organizamos miles”. Y así sucedió, luego de que los “porkys” no hayan sido procesados aún por violación, luego de la agresión que sufrió Andrea Noel, periodista que identificó a su agresor y su caso sigue en proceso. Luego de que todas participaron en redes sociales con el hashtag para contar #MiPrimerAcoso, se convocó a una marcha masiva para expresar el hartazgo y el repudio a las violencias machistas. Desde las dos de la tarde el Monumento a la Revolución comenzó a colorearse con mantas, danzas y miles de mujeres que con blusa o sin ella, sin brasier, con pancarta o consignas escritas en el cuerpo, todas exigían lo mismo. No más acoso en la calle, no más violaciones, no más feminicidios. Una avalancha de aplausos recibió a la caravana que llegó de Ecatepec, el municipio número uno en feminicidios del Estado de México. Las cifras son atroces y lamentablemente no mienten, el 44% ha vivido alguna agresión durante una relación de pareja, 60% ha sido acosada en el transporte público, 30% ha sido agredida en la escuela, 6 mujeres son asesinadas al día en Mëxico. Se siente el poder de cada mujer que camina, firme, con frente en alto, la indignación se convierte en digna consigna. Se necesitan leyes que protejan, que actúen contra la violencia, el acoso, el feminicidio, pero al menos todas tienen bien claro que no permitirán más ser las víctimas. “La próxima vez que me tope con un acosador buscaré llegar hasta las últimas consecuencias legales, no basta con enfrentarlos y menos con ignorarlos.” De eso se trata esta marcha de empoderamiento, de saber que no están solas, y no porque haya un hombre a lado sino porque como se grita “mujeres unidas, jamás serán vencidas”. “Este cuerpo es mío, solo mío y solo mía la decisión”, “no es no, entiéndelo cabrón”. Parece como si tuvieran que explicar reiteradamente una y otra vez que su cuerpo les pertenece que no es de nadie más sino más que de ellas, porque algunos hombres no han entendido que el género no es un pretexto para violentar, porque a algunos varones no les enseñaron a respetar, a no violar, a no pegar, a no humillar, a no insultar, a no acosar. La marcha no ha parado de fluir durante dos horas, el camino al Ángel de la Independencia se ha hecho eterno, es como un río purpura, pero no solemne, se ha convertido en una fiesta. Los megáfonos, tambores y cazuelas animan esta verbena feminista, aunque un nudo en la garganta se forma cuando al son de la llorona se escucha “no somos todas señoras, nos faltan muchas mujeres, este gobierno corrupto señoras, nos quiere desaparecer”. Otro nudo más cuando aparecen los rostros en papel de las que se han negado ha desaparecer, pero que ya no están más con sus seres queridos. O cuando la organización Bordamos Feminicidios dice que no ha parado de bordar historias de asesinatos desde el 2011. Así se vive el #24A, con felicidad porque por fin la unión hará la fuerza contra el acoso, alegría porque marcharon todas codo a codo como iguales, la cara de la tristeza aparece porque han tenido que desaparecer miles para hacerlo consciente, porque aunque fue catártico contar el primer acoso en redes sociales, da tristeza saber que el último no lo será, seguramente habrá uno más en la lista. “Yo sé que una marcha no va a hacer que no haya hombres misóginos o que haya violaciones, lo digo no porque sea pesimista sino porque soy realista, pero al menos es un primer paso para decirles a las mujeres que se defiendan, que enfrenten, que denuncien”. El mensaje es claro, se necesita hacer más que salir a marchar, se necesita que las leyes se apliquen, se reformen y se haga justicia, pero estamos seguras que no volveremos a permitir que se nos ponga un dedo encima si no queremos, estamos seguras de que a partir de hoy no estamos solas, tenemos a una mujer en quién confiar y por quien seguir luchando.
Extracto


Antiguos Nuevo Fecha Creada Autor Acciones
el 25 abril, 2016 a las 2:31 pm Itzel Rojas