Pergamino: la policía movilizada

El pasado viernes 7 de abril se hizo una marcha en el centro de la ciudad de Pergamino para exigir la libertad de cinco policías detenidos, involucrados en la masacre de la Comisaría Primera que terminó con la muerte de siete jóvenes presos.

Como en pocas ocasiones se vio, la avenida principal (av. de Mayo) estuvo colmada de patrulleros estacionados en por lo menos cinco esquinas donde se ubicaron los oficiales para garantizar la seguridad de quienes se concentraban sobre la peatonal. Desde la Policía Federal hasta la Policía Local, pasando por el Grupo de Apoyo Departamental, la Policía de la Provincia de Buenos Aires y la Infantería.

Para ser la primera jornada y a pesar de la intensa lluvia, se juntaron alrededor de 200 personas. Se destacó la presencia de los familiares de los imputados y de agentes policiales sin uniforme (reconocidos en la localidad). El papel de protección que jugaron los oficiales desplegados por la avenida es entendido solo por el hecho de que se trató de un acto pro-policial. Se pidió la liberación de los efectivos acusados por el delito de abandono de persona seguido de muerte. Este caso es el más resonante en el distrito, conocido como la “masacre de Pergamino” donde murieron siete detenidos por inhalación de monóxido de carbono a causa de un incendio.

Los manifestantes caminaron por la peatonal en dirección a la Fiscalía (dependiente de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires), la unidad desde donde se ordenó la detención de 6 policías bonaerenses que estuvieron de servicio el día de la tragedia. El comisario Sebastián Donza continúa prófugo y no hay certezas acerca de su paradero.

En las horas previas a esta jornada, se corrió el rumor por Facebook de que dos familias de los jóvenes fallecidos se enfrentarían con los manifestantes “que convocaban a una marcha por la impunidad”. Un cordón pequeño de la policía de Infantería acompañó la caminata ´desfilando´ al final de la columna con sus escudos. Los organizadores de la actividad, alertados por la red social, se anticiparon de cualquier improvisto.

Carrizo, Rodas, Eva, Guevara y Giulietti”, decían los carteles y pancartas que se levantaban en la movilización al grito de “son inocentes” y “libertad ya”. Los constantes aplausos fueron protagonistas una vez que llegaron al destino. Se encontraron con una fila de unos diez uniformados, con chalecos pero desarmados, que cuidaban el edificio. Acompañada de las desgarradoras súplicas por la liberación y el cambio de carátula de la causa que pidieron los familiares, el acto contó con una única intervención cargada de bronca y odio contra “la justicia corrupta”. “Venimos hasta acá porque es en este lugar donde están los responsables de todo. Vamos a ir hasta el final contra esta corrupción de la justicia. Estos compañeros son iguales de inocentes que los pibes que murieron el 2 de marzo, no alcanzaron a salvarlos pero ellos no tienen la culpa”, dijo uno de los presentes.

El Partido Obrero de Pergamino sentó posición, en un comunicado, frente a esta convocatoria caracterizándola de reaccionaria. “El objetivo está en el reclamo por la libertad de los asesinos. Es una respuesta provocadora a la movilización de más de 400 vecinos que exigieron en las calles justicia para los siete jóvenes que dejaron morir en el incendio. Se trata de la misma policía que viene de reprimir un evento de festejo de estudiantes secundarios”. Y concluyeron: “A la provocación que significa esta marcha debemos oponerle la profundización del plan de lucha detrás de un programa de independencia política del Estado y de sus partidos. La movilización popular es la garantía de la victoria: el juicio y castigo de todos los responsables”.

La jornada terminó con la entonación de las estrofas del himno nacional. Llamaron a copar las calles para una nueva marcha que realizarán el viernes 14 de abril.

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.