Paranoia: Messi- Maradona

Sigo sin entender, y me cuesta mucho encontrar el por que se lo sigue cuestionando a Lionel Messi, a pesar de que en todo el mundo es el mejor y aca, un sector de argentinos, lo sigue criticando y otro más reducido lo piden fuera de la selección.

A través de una frase de Piglia encontré una posible explicación:

 

“La paranoia frente a la presencia amenazante del otro que viene a destruir el orden. Y la parodia de la diferencia, la torpeza lingüística del tipo que no maneja los códigos”

 

Dentro de esta frase, Diego Armando Maradona pasaría a representar ese “orden” que tuvo en el fútbol durante muchos años en el país. Esto se debe a que representaba a el fútbol argentino, siendo el “jugador ideal” por sus características de juego: habilidoso, pequeño, ágil, pícaro, etc. También por haberse criado en un sector bajo de la población y haber crecido en un potrero.

Estas características hizo que la debilidad de no tener dinero, no te impida jugar al fútbol. Es más, la consagración de Diego generó que una gran masa de la población se vea reflejada en esa situación, ya que sin tener plata o lugar para entrenar, se pudiera llegar a lo más alto. Y esto hizo que se fortalezca la idea del “jugador ideal” .

Esta gran masa que se vio reflejado en Diego, generó la parodia que denigra al más débil. Y en este caso el más débil también es la “amenaza” que presenta Piglia y se manifestaría en Messi.

La debilidad del jugador rosarino se refleja en que no cumple todas las características del “jugador ideal”, ya que nació en un sector de clase media y practico en los mejores complejos deportivos desde su pre-adolescencia, y no en un potrero. Perdió la característica de fuerza y temperamento en la cual se diferenciaba el jugador ingles con el criollo, en los comienzo del fútbol. Todo esto le genera la torpeza lingüística de no saber manejar “los códigos”.

Esto también se debió a la evolución de generación en generación, donde cada vez se realizan menos trabajo de fuerza, se utiliza más tecnología, se comunican mediante otros métodos y la calidad de vida es más alta.

Particularmente no me gusta realizar comparaciones con jugadores y tampoco atribuirle la identidad de buenos o malo, ni de valiosos o descartables en el marco futbolístico. Pero creo que como en el cuento de Augusto Monterroso “La oveja negra”, matar a la única oveja negra por ser diferente está mal y encima hacerle una estatua es aún peor, ya que el arrepentimiento sirve cuando es en el momento justo, luego de un tiempo no sirve de nada.

 

Menos crítica y más fútbol.

Etiquetas: Maradona, Messi

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.