¿Para quien juega este?

Argentina tienen un enorme porcentaje de sus ciudadanos, mas o menos como un tercio creo yo, que no entiende que es la política. Los otros dos tercios si entienden, y votan en consecuencia. Pero ese tercio que permanece ajeno, termina inclinando las elecciones hacia la opción de uno de los otros dos tercios.

 

Este tercio que no entiende que es la política, cree entender.

Cree que la política se trata de la corrupción. Se trata de delitos. De robar. Poco, mucho, todo o nada. Entiende que si no se robase, los problemas quedan resueltos. Esto es como entender que si los empresarios no roban mas, los negocios serán exitosos siempre. Que si lo médicos no roban, la gente no se enferma mas. O que si los policías no roban, a nadie se le ocurriría robar otra vez.

Cree que la política se trata de buenas intenciones, de no confrontar y de unir a todos. Entiende que si todos los políticos trabajan juntos, los problemas se resolverán. Esto es como entender que si los empresarios trabajan todos juntos, vamos a tener la economía mas poderosa del planeta y riqueza para todos. Que si los médicos trabajan todos de la mano y unidos, la gente no se enfermará nunca mas. Que si los policías se tratan bien y dialogan en concordia, a nadie se le ocurrirá robar o matar otra vez.

Cree que la política se trata de “respetar la Constitución”. Hay que respetar las leyes, incluida la Constitución. Pero la Constitución es un manual de reglas. Fue escrito una vez y puede ser re-escrito en cualquier momento. Pensar que no es necesario hacerlo es como pensar que el manual de 1er grado que usamos los que tenemos mas de 40, debería utilizarse con nuestros hijos, sin cambios, y también en el futuro con nuestros nietos. Y que ademas, esto resolvería todos los problemas de nuestros hijos y nuestros nietos mágicamente.

Este tercio cree que la política la hacen los políticos. No la hacen los empresarios, los médicos y los policías. No, la política es cuestión de políticos. Este tercio cree que no hace política en las empresas donde trabaja, aliándose con uno u otro, especulando, traicionando a veces. Creen que los médicos no negocian por puestos, recursos, trabajar menos o cobrar mas. Que el policía en lo único que piensa en hacer multas de transito, no tiene ningún otro interés que defender en la vida.

Porque, y aquí viene lo que este tercio no entiende, la política es acerca de los intereses. Los míos, los tuyos, los de el empresario mas rico de Argentina, los del policía mas corrupto y el que tiene mayor vocación de servicio, los de los miles que apenas tienen para comer, los del medico que te receta con el nombre comercial para cobrar un reintegro y sobre el que pelea por los genéricos. Los intereses del dueño del diario, y del que conduce el programa de TV, sobre el que habla en la radio cooperativa y en la radio de mas audiencia.

Es una batalla. NADIE esta fuera de la pelea por sus intereses. NADIE esta fuera de la política.

Pero este tercio cree que no, que no hay intereses en juego. Que cuando vota a fulano, ese fulano no tiene intereses para defender. Cuando la realidad es que, como la política es sobre los intereses de cada uno y de cada sector, el político es por definición un representante de ciertos intereses. No es bueno ni malo. Ser político es ser representante de intereses. Es ser portavoz y abogado defensor de esos intereses que se representan. En TODOS los casos.

Lo que no entiende este tercio es que, la tarea de los que no somos políticos profesionales, es determinar que intereses representa el político al que estamos pensando en votar y si descubrimos que defiende los nuestros, votarlo. Y al contrario si descubrimos que no.

Lo que de ninguna manera podemos hacer, es no saber que interés defiende ese político.

La traducción de la frase “yo no me meto en política” es “yo no me quiero tomar el trabajo de saber que intereses defiende cada quien”.

Si no nos tomamos ese trabajo, entonces un político nos dice “yo quiero el desarrollo”. Pero una vez mas, el político representa intereses, así que cuando dice eso, dice en realidad “yo quiero el desarrollo de aquellos cuyos intereses represento”. Si no nos tomamos el trabajo de averiguar cuales son los intereses que representa, no sabremos nunca quienes son los que persiguen esos intereses, y si no sabemos quienes son, como sabremos que nosotros somos parte de ese grupo?. Como sabemos que va a ser lo que nosotros queremos que haga? Estaríamos votando alegremente por alguien que no va a defender nuestros intereses.

Esto es básico. Es la clave de todo el resto. Luego vendrá la solidaridad y el bien común. Que seria? Este político representa mis intereses, pero resulta que estos intereses perjudican a otros. Igual quiero seguir adelante por ellos a toda costa? Pero ni quiero llegar tan lejos hoy.

La política no es sucia. Lo sucio son los intereses. No todos claro. Los hay sucios y los hay nobles. Nos hacemos “amigos” de la política cuando aparecen aquellos intereses que persiguen justicia, los solidarios, los que amplían derechos. Nos desencantamos cuando aparecen los intereses de pocos, que perjudican a las mayorías, que discriminan.

Como este tercio puede no tomarse el trabajo de averiguar que intereses defiende cada quien? No se trata de “me gusta” aquel político. Que importa si gusta o no gusta?. No va a ser nuestro amigo. No lo vamos a llevar a un asado.

En “argentino” seria: “para quien juega este?”. No podemos no saber la respuesta a esa pregunta! Es lo mismo que subirse a un auto sin saber si los frenos andan.

No es una tarea tan complicada. Lo que dicen los políticos esta muy bien, pero lo que han hecho y de quienes están rodeados dice 1 millón de veces mas sobre lo que piensan hacer que lo que dicen que piensan hacer.

Para quien juega cada uno? No podemos no saber la respuesta a esa pregunta. Nadie se puede hacer el distraído y no responderse esta pregunta antes de ir a votar. Hoy y siempre.

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.