PABLO PARES: “LA REALIDAD SE VOLVIÓ BIZARRA”

 

La controversial Grasa y la espectacular Daemonium son dos de muchas piezas magnificas del director Pablo Parés, integrante de la mítica productora FARSA PRODUCCIONES con la que hizo memorables producciones como Plaga Zombie, Filmatron, entre otras. La estrecha relación en la que se encuentran el cine bizarro y la realidad que vivimos día a día y la supervivencia del cine fantástico en la Argentina ante la maquinaria estadounidense.

 

Ya han pasado varios meses desde el estreno de Grasa (2015), una película que toca muchas problematicas actuales de una forma políticamente incorrecta y con un humor muy bizarro. ¿Cómo lo recibe el público?

Es una película ultra bizarra, es como la revista Barcelona hecha película o como un capitulo de South Park. Toca temas de humor negro y dejó muy alta la vara de la polémica aunque la respuesta del público ha sido muy buena en general.

¿Puede GRASA salir online?

Lo veníamos pensando, con anteriores películas lo hacíamos pero se quemó un poco, no tiene mucho revuelo, no genera nada y hoy en día hay tanta información, a cada hora, cada minuto y queremos lograr hacerlo de tal manera que no pase de largo. Eventualmente la vamos a largar online pero también está la opción de guardarla y seguir proyectándola porque además sigue viniendo mucha gente a verla.

Se viene Malvineitor, un nuevo largometraje y casi el mismo equipo que el de Grasa.

La escribimos con Pablo Marini, con quien hice Grasa y se repite equipos de anteriores producciones, de Farsa, Fomento, Gorevisión, básicamente de todo el mundillo de cine independiente y fantástico. También repetimos el formato con respecto a los días de rodaje.

Contame un poco sobre la historia, porque ya de por si el nombre parece volver a encender la vara de la polémica.

Malvineitor es una película bizarra donde van a ver personajes históricos de nuestro país. No transcurre en la guerra del 82 sino que es en el futuro, en la segunda presidencia de Macri donde todo es un desastre y el pueblo desesperado sale a las calles y vuelve a pedir un cambio. Para calmar a la gente y recuperar el patriotismo se le declara nuevamente la guerra a Malvinas. La película se sitúa en el segundo año de la guerra.

¿Sería algo así como Terminator  para tomar una referencia?

Claro, arranca como las guerras del futuro de Terminator, es la referencia a fondo y empieza así, ya situado en la guerra.

¿Hay fecha de estreno?

Si, nuestra idea es estrenarla en el festival de cine fantastico Buenos Aires Rojo Sangre (BARS) en Noviembre.

Como ves la situación del cine de género e independiente, que es un laburo tan a pulmón y que hoy se han perdido tantas cosas en tan pocos meses.

En un principio se está filmando mucho más ahora, cuando hicimos GRASA no se estaba haciendo nada y teníamos todo el mundo a nuestra disposición, se hizo todo muy rápido y ni siquiera tuvimos que mover una fecha de rodaje.  Ahora por esta bronca y por esto de querer largar la furia por otro lado, estamos peleando con tres o cuatro películas que compartimos equipos y actores y se hace más dificultoso. El aspecto negativo es que estamos más apretados de plata y con la especulación sobre la cantidad de guita que vamos a contar y cuanto va a durar el rodaje, por eso lo estamos haciendo con lo justo. Por ahora seguimos reusando las herramientas que ya teníamos, las mismas cámaras y las mismas compus. Lo que nos preguntamos con los colegas es que va a pasar cuando se te empiecen a romper las herramientas de laburo.

Las mismas herramientas pero lo que si hay es más bronca y muchas cosas que contar o expresar.

Exacto y para el artista existe una impunidad total, porque de repente el país se volvió ultra bizarro, las películas que hacemos nosotros pasaron a ser normales. Ves la televisión y ves a nuestro presidente que no sabe hablar y vos estas súper bien posicionado, como que la realidad se volvió bizarra y nosotros que siempre hicimos cine bizarro ya no lo es tanto.

El cine de género en la argentina, hay gente que aun sigue diciendo que no se puede hacer en la argentina, quizás hoy más que antes por las superproducciones. Vos que llevaste adelante el proyecto Daemonium, que es un producto de alta calidad, como lo ves vos?

Nosotros nos lo seguimos cuestionando porque hay un punto donde te faltan 10 millones de dólares. Aunque tengas tiempo y mucho talento, te falta la plata y no alcanza. El estándar que están poniendo los yanquis es cada vez mayor y más descomunal. Ves el tráiler de Suicide Squad y te das cuenta lo difícil que es hacer cosas así tan grandes, por eso tratamos de separarnos e ir para otro lado, no competir. Hay un punto donde no podes andar explicándole a la gente “acá nos faltaba plata”. Sabemos que Daemonium y las producciones que hacemos son de muy buen nivel, más teniendo en cuenta lo que se hace en Argentina.

Cambio mucho la industria del cine, la idea y el formato.

Se despegó mucho de lo que era. Cuando nosotros empezamos a filmar con FARSA en el año 90 se venía de estrenar Robocop y no estabas tan lejos. Es una película grande pero era una persona disfrazada de robot con algunas cosas, no era imposible competir. Hoy queres hacer una película como Avengers y no podes, también porque a los yanquis lo único que les queda es seguir agrandándose para ese lado, son insoportables. Por ejemplo Grasa es una película que los yanquis no van a hacer nunca, también porque tenemos otras visiones. La reacción de los personajes y las situaciones son otras.

Daemonium es una referencia para hablar de cine fantástico en la Argentina que además contó con doblajes neutros de grandes voces como Humberto Vélez (Homero Simpson) y Mario Castañeda (Goku, Bruce Willis, Jim Carrey). En las redes sociales se han visto algunas críticas sobre la decisión de no utilizar las voces reales.

Lo critica el intelectual, el cinéfilo, el público no ve cine argentino o lo ve doblado y no le da tanta importancia al idioma. Hay un 90% que le copa y un 10% que lo critica. Me dijeron que no lo veían porque lo habíamos doblado para que sea más comercial y no, yo hago películas en neutro hace 20 años. Por ejemplo las Plaga Zombie están grabadas en neutro.

Además es más fácil grabar de aire con las voces reales y listas pero no, llevaron a cabo algo más complicado que es el hecho de editar todas las voces.

Claro, había una cuestión de logística que nos llevo un tiempo y tuvo un costo grande. Jamás que una cosa tan fantástica como Daemonium es difícil mirarla en argentino, lo probamos pero no terminaba convenciéndonos. Otro detalle es que la mitad de los actores nunca hicieron nada como el caso de Dany Casco (Razorback) y Caro Angus (Rebecca).

Que chances hay de que Daemonium aparezca en un formato como Netflix, que hoy capitalizó la industria del cine y las series.

Hoy es un lugar muy práctico, se ve bien pero es un poco elitista ya que es difícil de entrar. Hoy es difícil que te contesten siquiera. Monopolizaron de vuelta el negocio del cine. Es como el DVD de otra época, Daemonium estaba soñado para un formato así, veremos si lo logramos.

Si tuvieras que elegir tu película favorita de todas las que hiciste.

Plaga Zombie, la primera, es la que más quiero porque la hicimos muy de pibe con los FARSA, teníamos 16 años. Pasaron 20 años y hoy la veo y me parece una locura, no hay tantas cosas así. Hoy por ahí es más común porque existen los youtubers pero de esa época con las herramientas que teníamos no había nada con ese estilo.

Attachments

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.