Nuevos emergentes políticos de la sociedad Post industrial

Hegel, en su fenomenología del espíritu, postulaba que la historia se desenvuelve dialécticamente mediante un proceso continuo y evolutivo de avances y retrocesos.

Tal es así, que toma esta teoría para explicar que, el estado racional, no es otra cosa que la evolución máxima entendida como la compresión entre la iglesia y la ley o la moral y el derecho.

El proceso democrático nacional ha logrado generar espacios para la participación ciudadana impensados hace unos años atrás.

La lucha por el reconocimiento de los derechos civiles e individuales de las personas entendidos como autodeterminación del individuo en sociedad ha encontrado en la lucha por la despenalización del aborto su primera gran expresión.

Punta del iceberg para entender lo que está sucediendo en los reclamos de una nueva clase política, referente de una sociedad postindustrial más comprometida y representada por las luchas de minorías activas en pos del bien común que de clase social.

Una izquierda renovada, inspirada en la Filosofía new age que entiende que la lucha por la igualdad económica es una guerra perdida y absorbida por el propio sistema y que es hora de lograr avances en relación a estos reclamos que ya no buscarían achicar las desigualdades de clase sino que aspiran a luchar por una sociedad donde reine la armonía entre los hombres, animales y medioambiente que el propio sistema de dominación capitalista contribuyó a destruir.

La despenalizacion es la piedra filosofal desde donde comprender el fenómeno:  movimientos populares cada vez más empoderados y manifiestos en las sociedades modernas postindustriales.

En europa, estos movimientos han logrado institucionalizarse y hoy ocupan bancas con alta capacidad de coalición, en Estados Unidos han logrado poca institucionalización política pero poseen gran capacidad de lobby  para influir en las decisiones de sus congresales. En países nórdicos como Islandia ocupan cargos de primera jefatura.

No estoy diciendo que en América del sur, Latinoamérica, Argentina, llegue a ocurrir algo semejante en el corto plazo. Pero que vamos por ese camino mediante un proceso dialéctico de marchas y contramarchas 100% seguro.

 

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.