Netflix - Una mirada para comprender

Entender no es lo mismo que saber.
Saber implica detentar conocimiento sobre un tema. Entender, en cambio, presupone la capacidad de interpretar, relacionar y poder explicar articulaciones de varias variables. Qué causas y efectos son los que producen y pueden explicar un fenómeno. El cómo es más importante que el qué.

Netflix se fundó en 1997. Surgió como un negocio de alquiler online de películas. (La historia del porque la creó su dueño no tiene desperdicio). Pero rompió todo recién a partir de 2013. El 1 de febrero de 2013 pateó las reglas de las producciones de contenido audiovisual y ya nada fue lo mismo. Colgó disponible todos los capítulos en alta definición de House of Cards (su primer contenido original). No había que esperar más, todos los capítulos disponibles, a cualquier hora, en cualquier dispositivo con acceso a la aplicación. CHAN!
Terminó ese 2013 con más de 2 millones de usuarios únicos. 4 años después supera los 75 millones. Su crecimiento es exponencial.

Para entender la dimensión del cambio. La última gran serie pre netflix fue Breaking Bad (2008-20013). 5 temporadas, 6 años, 312 semanas para saber cómo terminaba un serie. Demencial, pero así mirábamos televisión hace no tanto.
La única serie que resiste esa lógica es Game of Thrones. Paria de Netflix, la última joya de la corona de HBO presume de estoicismo. Parida en 2011, es la última trinchera de la entrega por capítulos. Convive en la histeria del spoiler a sabiendas y por motus propio (Guión, calidad y desarrollo de personajes son sus puntos muy altos). Aunque es permeable. El servicio HBO Go “cuelga” en el site y en máxima calidad el capítulo minutos después que se emite el estreno semanal. Respeta el estreno, pero una vez que pasó lo deja disponible para cualquiera, en cualquier momento. Entender quienes y cómo consumen sus audiencias es el aire que le permite respirar en la jungla del on demand.

Fenómeno digital masivo, netflix tiene una particularidad: es muy celoso de sus audiencias. No filtra ni da información sobre sus suscriptores. No presume de rating y guarda como tesoro sus métricas. Asociada a google vía gmail y con la posibilidad de acceder desde facebook (la base de datos más grande del mundo), netflix sabe cuando, como y donde “consumís” sus productos, puede acceder a que otros intereses te gustan y catalogarte socioeconómicamente y por edad. Técnicamente, netflix puede conocerte mejor que tu pareja y enterarse antes y mejor de las cagadas que te mandás.

Sin embargo de a poco se empiezan a conocer los datos. Un informe de Parrot Analitycs de la semana del 4 al 10 de mayo pasados, nos da información de las diez series más vistas (solo de producción original de netflix) en Argentina. La más vista fue 13 Reasons Why. Tuvo más de 6 millones de vistas. Le siguen sense 8 con nueva temporada y House of Cards, de inminente estreno con más de 2 millones de “expresiones de demandas” cada una. Sin contar con la información exactas de esas audiencias podemos inferir gran número de adolescentes y personas de 25-35 años. Las temáticas de las series apuntan en esa dirección.
En tanto que si sumamos todas las series disponibles, no solo netflix, el top 3 lo integran Game of Thrones con 6.5 millones de vistas, 13 reasons Why y The Walking dead (más de 5 millones).

Mientras tanto en la televisión local, el último grito de la moda se reparte entre mirar a Guido Kazka abrir puertas y preguntar giladas, disfrutar de un refrito del noventoso “La Corte” con acento caribeño, alguna novela de tono bíblico o mujeres bailando algún ritmo musical en un programa que lleva más de diez años seguidos al aire. La televisión argentina, si me permiten la expresión, es analógica, navega en las aguas de la obsolescencia mientras el mundo migra hacia nuevos formatos y contenidos.
La TV argentina sigue siendo pensada con una lógica de audiencia post 50, que miran televisión en el horario 9 – 10 de la noche, mientras cena en familia. Las mediaciones diría Barbero, cambiaron drásticamente. El precio de no entender las audiencias se paga. El último domingo se jugó el clásico del deporte más popular de este país, con las mediciones de rating más bajas de los últimos años. Promedió 36 puntos. Se estima (con esa forma arcaica de medición llamada Ibope) que cada punto equivale a cien mil televidentes. Lo cual arroja 3.6 millones de espectadores. Los diez shows más vistos de netflix durante la semana pasada en el país superan los 16 millones. ¿Cuántos son los que saben que se pueden ver los capítulos de su telenovela por el site del canal? ¿Porque los contenidos en HD sólo están disponibles durante siete días? ¿Es el arraigo cultural de la tira diaria lo más requerido o solo un capricho de un lógica de antaño que perdura a base de imposición? En la argentina se sabe mucho sobre televisión, pero se entiende poco a sus audiencias.

Cuando la novedad llegué a los formatos televisivos locales, será como tus viejos subiendo fotos de comidas con excesos de filtros a instagram.

La televisión argenta se sigue pensando y produciendo para que los gatos puedan dormir sobre la tele. Y hace rato que los gatos tuvieron que buscarse otros lugares donde depositar su gatitud.

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.