Los nuevos sociólogos del rock argentino

Hay ciertos letristas infiltrados dentro del “campo” de la música que son como sociólogos encubiertos. Siempre alabé la capacidad de Charly García para analizar nuestra sociedad como ningún otro músico argentino. Por ejemplo “Y te digo ey, bancate ese defecto/aunque te arregles las gomas nena seguirás siendo rara”. Insoportablemente genial. Ninguno le hizo sombra hasta que escuché El Mató. Quien escribe sus letras (¿Quién escribe sus letras?) lo hace con una precisión milimétrica y un ojo clínico que demuestra verdadera lectura de lo social. En un contexto en el cual es cada día más difícil hablar con los músicos de otra cosa que no sean bandas, instrumentos, drogas, etc., me alegra un montón que gente como El Mató tengan esa capacidad para narrar la sociedad de manera tan sencilla y clara.

Quizás la mejor descripción de estos años que hemos vivido está en el gran disco La Dinastía Escorpio, precisamente en el tema “Más o menos bien”. “Ma, no te preocupes tanto, todo va a estar más o menos bien/Pa, necesito un poco de plata para que todo siga más o menos bien” canta Santiago Motorizado. Expresa la angustia de los pibes que buscan salir adelante sin inmolarse en un trabajo que rutinario. Pero también, lo que hace que sea más profunda la reflexión, en un contexto que puede ayudarlos a salir o no (el disco salió en 2012). No es un “no future” rotundo lleno de odio e insatisfacción, es más bien un intentalo que tal vez puede ser.

También hay otra cosa, lo que nos convoca a los que amamos la música, el ansia de lo nuevo, el descubrimiento y la experimentación, lo efímero, algo tan actual como Spotify. La canción disfraza en una meditación de un examante sobre una relación que se rompe el universo difuso y confuso de internet donde todo, todo el tiempo está al alcance. Eso lo leemos en: “Nuevos discos y nuevas drogas”.

En una entrevista[1] los integrantes afirman que las letras son como capas sonoras que se agregan a los instrumentos. Yo creo que no. Las letras están en primer lugar, no como capa, sino al contrario como espada. Es lo primero que embiste contra tus orejas, después la guitarra muy influenciada por el rock alternativo y luego la base rítmica justa, sin firuletes. Es imposible que frases como: “No tengas miedo, tu mente es muy frágil como todas las demás” sea una capa, no, está al frente, tan al frente que duele.

Lo último que hizo El Mató, el EP llamado “Violencia”, continúa con su sociología de la Argentina afirmando cosas como: “En tus ojos, la violencia, abrazame”, quién puede negar que eso es algo palpable hoy. Pequeñas bocanadas de cordura en un mundo cada vez más loco.

Letras cortas como haikus, filosas como catanas, eso son las letras de El Mató.

 

[1] Ver: http://super45.cl/articulos/atencion-con/el-mato-a-un-policia-motorizado/

Etiquetas: Letras, música, sociología

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.