los inflamables

 

Inflamable es un adjetivo que caracteriza a aquel objeto que tiene el peligro de prenderse fuego, de arder, con facilidad. En general, objetos inflamables son líquidos, materias, sustancias químicas. Pero en este caso particular, inflamables son las personas.

Villa Inflamable se ubica en Dock Sud (partido de Avellaneda) y más concretamente, en el Polo Petroquímico Dock Sud. Allí habitan más de 1500 personas, que se hallan expuestas a diversos contaminantes emitidos por las industrias del Polo. Por esta razón, los habitantes de Villa Inflamable están en un proceso de relocalización, llevado a cabo por la ACUMAR (Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo). Pero según remarca la ACIJ (Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia), los vecinos se enfrentan con una restricción en el ingreso de materiales de construcción al barrio, una medida tomada por la Justicia para evitar nuevos asentamientos; el problema se encuentra en las viviendas viejas, que necesitan refacción y mantenimiento.

El Polo Petroquímico de Dock Sud es un conglomerado industrial que recibe el 80% de las sustancias químicas que ingresan en el país, y que concentra alrededor de 42 empresas. El Polo nace en 1914 con la llegada de Anglo American Petroleum, filial de Shell. Es justamente Shell la empresa que en 1931 instala la primera refinería de la zona. Como el hombre que arma su camino paso a paso, el Polo se fue conformando poco a poco con la llegada de las empresas. Pero siempre con una característica: sin tener en cuenta los procesos de urbanización que desembocaron en la situación actual, una bomba a punto de estallar. Los cables de esa bomba se encuentran en la instalación de un cableado de alta tensión (132.000 voltios) de la empresa Central Dock Sud a apenas metros de los depósitos de combustible de las mismas empresas, que son altamente inflamables; otro ejemplo es la llegada de una planta destiladora de coque, también de la empresa Shell, que fue erradicada por las autoridades holandesas por ser altamente contaminante antes de desembarcar en nuestro país.

La refinería Shell-Capsa es la planta más importante en esa zona, pero el complejo incluye otra refinería, Dapsa; tres plantas de almacenamiento de petróleo y derivados (Petrobras, YPF y Petrolera Cono Sur); plantas de almacenamiento de productos químicos (Tagsa, Antívari y Solvay Indupa, entre otras); una fábrica de productos químicos, Meranol; una dársena para contenedores, Exolgan, y la usina termoeléctrica Central Dock Sud.

-Cada vez me preocupa más el hecho de que la contaminación pareciera ser imperceptible por los que vivimos acá. El puerto si mal no recuerdo hace unos 12 o 15 años no estaba cerrado… Hoy hay una muralla que ocupa todo el barrio, por lo que es difícil el acceso a la dársena ocultando lo que en verdad sucede de ese lado. La costa esta toda tomada por las empresas. Es muy indignante la verdad… Recuerdo que antes habían pintadas en el barrio que decían ‘Advertencia! El barrio puede estallar en cualquier momento’. Habla Fernando, habitante de Dock Sud Este.

+++

Según un informe efectuado por JICA (Agencia de Cooperación Internacional de Japón) en el año 2003, en el Polo existen más de mil tanques que pueden albergar 1.500.000 metros cúbicos de combustible y otros cientos de miles de sustancias químicas. Los resultados del estudio sobre 144 chicos de Villa Inflamable sometidos a análisis, 57 presentaron un alto nivel de plomo en sangre.

-En la salita aparecen con algunos granitos, problemas en la piel. Bueno, por eso estamos tratando el tema de la contaminación. Ya hace tiempo se venía trabajando; de hecho sabrás cuánta gente fue trasladada a Wilde, a otro lado, por el tema de la contaminación. Habla Susana, enfermera de la Unidad Sanitaria Casella Piñeyro, de Villa Inflamable.

La Organización Mundial de la Salud señala que los niños son especialmente vulnerables a los efectos tóxicos del plomo, que puede tener consecuencias graves y permanentes en su salud, afectando al desarrollo del cerebro y del sistema nervioso. El plomo también causa daños en los adultos, por ejemplo aumentando el riesgo de hipertensión arterial y de lesiones renales. En las embarazadas, la exposición a concentraciones elevadas de plomo puede ser causa de aborto natural, muerte fetal, parto prematuro y bajo peso al nacer, y provocar malformaciones leves en el feto.

Romina tiene 5 hijos. Sebastián, de apenas once años, ya tiene plomo en sangre; y Rocío, de un año, sufre afecciones respiratorias continuas. Los últimos estudios realizados a Sebastián arrojaron un alto nivel, casi el doble de lo tolerable, de plomo en sangre.

Los hospitales de la zona no tienen medicamentos para tratar las afecciones causadas por las empresas del Polo, ni médicos especializados. Las madres tienen que viajar con sus hijos hasta La Plata para que se les realicen estudios, pero no obtienen tratamientos para su mejora. En muchos casos, si bien es difícil que los médicos expidan un certificado de que la causa es ambiental, la recomendación más oída por los vecinos de Dock Sud es: “tendría que mudarse”.

Pero el plomo no solo aparece en el cuerpo de los inflamables, se encuentra en el suelo de las viviendas y en el aire. La gente del Docke respira 15 gases hidrocarburos y metales pesados (plomo, cromo) sueltos en la atmosfera. Todos los contaminantes tienden a unirse entre sí, formando un conjunto que genera un riesgo mayor, porque no se trata de sustancias aisladas.

Pero no solo los Inflamables están en serio peligro. Los 40.000 habitantes de Dock Sud y las millones de personas que habitan en los alrededores lo están, ya que en caso de existir una reacción la onda expansiva abarcaría un radio de 3 Km y la nube toxica alcanzaría los 60 Km a la redonda. Dock Sud está a solo 10 minutos de la Plaza de Mayo.

+++

Avellaneda es uno de los partidos con mayor descenso demográfico de las últimas décadas. Muchos no quieren vivir intoxicados. Otros dudan de la contaminación, y hablan de un complot para sacarlos de la zona y así instalar más industrias. El vínculo que se establece entre la población y el espacio, la relación simbólica y afectiva que se crea en él, generan un sentido de pertenencia y apropiación ante la incertidumbre del peligro.

-En el 2000 les sacamos 10.000 dólares por cada familia (…) pero yo no quería, yo quería que me dieran donde vivir en otro lado. No queríamos la plata, pero no había otra forma; mirá cuánta gente, a ninguno sacaron. Sabés dónde nos querían meter: al lado del Santo Domingo; sabés lo que es Santo Domingo, una pudrición; déjame acá y yo con la plata me arreglo (…) fue la empresa de los gallegos, la usina grande de los gallegos. Habla Gabriel, habitante de Villa Inflamable.

Dock Sud es un barrio marcado por los inmigrantes, por el puerto, por ser una zona de mucho trabajo, por brindar hogar a todas las colectividades. Pero la coyuntura ha cambiado a lo largo de la historia.

El 28 de junio de 1984, el buque petrolero Perito Moreno explotó mientras operaba en la dársena de Dock Sud, en la descarga de 12.000 toneladas de fuel oil, provocada accidentalmente por unas tareas de reparación. El buque ardió durante 11 días, costó la vida de seis tripulantes y movió el barrio. Las condiciones climáticas fueron favorables lo que evitó una tragedia mayor ya que el viento hizo que el fuego no se propague hacia los tanques de almacenamiento de productos químicos inflamables instalados en el polo.

El 26 de octubre de 2001, la escuela Nro. 35 de Dock Sud debió ser evacuada, y trece alumnos ingresaron al Hospital Fiorito, intoxicados por inhalación de gases venenosos.

Los habitantes, además de tener que soportar las emanaciones tóxicas, la presencia de metales pesados, dioxinas cancerígenas y los restos de basura, viven en condiciones precarias, en muchos casos extremas. Algunas casillas se levantaron sobre lotes contaminados. Las precarias e inseguras conexiones de agua potable vienen de lejos y cruzan los “canales” contaminados por el Ceamse. Los barrios no tienen conexión de luz, gas, agua potable y cloacas.

Los días de lluvia uno no sabe si quedarse fuera o dentro de su casa. Afuera las calles de tierra se transforman en un barrial que no se puede transitar… y adentro muchas casas se llenan de agua empetrolada. Habla Lucia, de 80 años.

A todo esto están sometidos los inflamables.

Un muro fuera del puerto muestra un pedido de desesperación. Las paredes son la imprenta de los pueblos, dijo Rodolfo Walsh. Con letras rojas en fondo blanco, “HASTA CUANDO?” pregunta el pueblo inflamable.

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.