La tecnología como vehículo para la inclusión

¿Todos podemos testear y programar? En Nahual sostienen que sí, y con esa premisa sus integrantes dieron vida a este proyecto educativo hace 11 años, que cuenta ya con cerca de diez nodos distribuidos entre Argentina y Uruguay, inclusive en Colombia.

El desarrollo tecnológico avanza con -quizá para muchos de nosotros- demasiada velocidad, pero esta característica guarda en sí misma el potencial de ofrecer numerosos y novedosos puestos de trabajo cada vez más requeridos por las empresas del sector. Y en este escenario, Nahual pone el foco en acortar la brecha digital, compartiendo sus conocimientos con jóvenes con bajos recursos para acercarles una posibilidad concreta de inserción laboral. Los números hablan por sí solos: unos 150 egresados en testing ya trabajan en este mundo con lenguaje propio.

Pero en esta experiencia colaborativa también hay lugar para ayudar a germinar la curiosidad y el descubrimiento tecnológico en los niños, a quienes acercan al universo de la programación con una propuesta especialmente destinada a ellos.

LA PERINOLA habló con dos integrantes de Nahual para conocer más sobre este proyecto: Warmi Guercio, quien es analista en Computación y actualmente dedicada al rol de Agile Coah (esto es, facilitar a los equipos de desarrollo sobre una metodología de trabajo ágil), y Mara Dalponte, licenciada en Informática y profesora en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ). Y, como uno de los grandes méritos de la tecnología es acercar a quienes por distancia o dificultades de horarios no pueden encontrarse físicamente, la charla con estas mujeres especialistas en sistemas se dará a través de mensajería virtual.

“Lo conformamos personas que nos interesa la solidaridad, los proyectos con impacto social y de inclusión, muchos somos de sistemas y otros no. Nos dividimos en nodos, tenemos en Banfield, Paternal, La Plata, Bariloche, Montevideo (Uruguay) y en San Telmo. Damos dos cursos por año, uno en el primer cuatrimestre y otro después de las vacaciones de invierno”, introdujo Warmi al dar detalles sobre quiénes conforman este programa. Mara acotará luego: “Surge en 2006 en un comedor de la localidad Banfield y en 2009 en el hogar convivencial Pantalón Cortito de La Plata. Desde entonces se corrió la voz entre amigos, compañeros de la facu y colegas de trabajo y naturalmente se fue multiplicando a través de nuevos nodos”. A los ya mencionados por Warmi, mencionará los nodos en Tandil, San Martín de los Andes, y Colombia. Además, explicó sobre el funcionamiento: “A veces entran en un modo “hibernación”, pero por cómo es la naturaleza colaborativa del proyecto es fácil volverlos a la vida, como pasó en La Plata este año”.

***

Son varias las propuestas de capacitación de Nahual, desde el testeo de aplicaciones e introducción a Internet para adultos, hasta programación. Por caso, en la capital bonaerense arrancó en septiembre, dictado por Mara, un curso para aprender a programar, que está destinado a niños.

-¿Cómo es el trabajo con los chicos en el área de la tecnología y qué van a encontrar en este curso? ¿Dónde lo están dictando?

-Mara: Este curso es un primer acercamiento a la abstracción y a la representación de soluciones computables (A.K.A. programas). En la web hay muchos enfoques similares para enseñar a programar a niños y niñas, pero elegimos Pilas Bloques (N.R.: una aplicación para aprender a programar) pues es un desarrollo libre hecho en nuestro país en el contexto del programa Conectar Igualdad, en un principio, y luego retomado por la Fundación Sadosky. Propone un recorrido muy interesante sobre los conceptos básicos de la programación, a través de desafíos (de complejidad creciente) que lxs niñxs deben cumplir.

Lo estamos dictando en la Biblioteca Popular Tupac Amaru de Villa Castells (Gonnet) y tenemos intenciones de que nos sirva además como una inserción territorial que nos permita proponer el curso de testing entre la población adulta del barrio.

-Otra de las capacitaciones que ofrecen en los nodos es en testing. ¿Cuál es la función del tester y cómo es la propuesta de aprendizaje del Proyecto Nahual?

-Warmi: La función del tester es probar las aplicaciones para asegurar la mejor calidad posible del producto. Sus tareas son pensar cómo realizar las pruebas y documentarlas, ejecutarlas y en caso de encontrar defectos, reportarlos al equipo de desarrollo para que se solucionen.

En cuanto a la forma de enseñar, nuestra propuesta se basa en tener una estructura más bien horizontal y colaborativa de práctica constante. ¿A que nos referimos con horizontal? Bueno, a que no hay un rol de “docente tradicional” parado todo el tiempo frente a los alumnos, más que docentes somos facilitadores. La idea es que cada “profe” sea parte del aprendizaje del grupo y, por lo tanto, lo que hace es facilitar el contexto y los contenidos. Nos focalizamos bastante en practicar cada uno de los conceptos dados, trabajar de forma colaborativa mediante el trabajo en grupos, y llegar a conclusiones a través de preguntas. Hay muchos conceptos que los mismos alumnos definen mediante las diversas preguntas del docente, que es quien guía el encuentro para que ese aprendizaje suceda.

-Nahual también da apoyo a sus alumnos en el diseño del CV y a desempeñarse en una entrevista laboral. ¿Cómo es la situación en el país, y en La Plata en particular, en el acceso al trabajo en esta área?

-Warmi: Tenemos una persona, Maru, que es una genia y se encarga de contactar a las empresas para posibles entrevistas con los egresados, las cuales ya nos conocen porque muchas ya tienen gente de Nahual trabajando. Ella hace un trabajo minucioso contactando a los chico/as, los ayudamos a reformular su CV de ser necesario, y ella los conecta con las empresas para que vayan a las entrevistas, después queda entre el alumno y la empresa, nosotros hasta ahí llegamos.

Si bien no contamos con estadísticas, tenemos aproximadamente 150 egresados que ya están trabajando como testers.

Por lo menos en CABA, sistemas es un oasis respecto a la oferta laboral en comparación con otras profesiones. Hay bastante oferta y demanda, es un mercado con mucho recambio. Tengo entendido que en La Plata y otras ciudades del interior del país no es tan así, está todo concentrado aquí.

-Mara: Dado que en nuestro nodo (La Plata) trabajamos sobre todo con adolescentes y niñxs, no implementamos un mecanismo de inserción laboral como en los otros nodos. Tenemos contacto con algunas empresas locales pero no lo pusimos en práctica aún.

-De la experiencia en estos años, y asociando uno desde afuera a sistemas con un ámbito masculino, ¿son más los alumnos o alumnas que asistieron a las capacitaciones? ¿fue cambiando la relación proporcional en estos años? ¿Cuántas personas ya se capacitaron este año con Nahual?

-Warmi: Sinceramente no tenemos estadísticas, pero por lo charlado con los distintos profes de cada nodo, todos concluyeron que fue cambiando con el tiempo. Antes sí predominaban más varones que mujeres, pero que en el último tiempo está un poco más parejo, aunque en general predominan más alumnos que alumnas, se inscriben bastantes mujeres en comparación con el mercado existente en el ambiente de sistemas.

Pero por ejemplo tenemos una anécdota, donde una chica preguntó si podía inscribirse siendo mujer… ¡tremendo!

En cuanto a la cantidad de gente capacitada no tenemos un número. Arrancan muchos y después va bajando considerablemente la cantidad de alumno/as que terminan.

-Mara: Cuando trabajamos con niños y niñas (también en los hogares convivenciales Pantalón Cortito y Esos Locos Bajitos) la proporción fue muy pareja. Sin embargo tuvimos dos excepciones: en 2010 facilitamos un taller de armado y reparación de PC en Pantalón Cortito, donde nos acompañaron sobre todo adultos varones, y en 2014 hicimos una edición del curso de testing en el barrio El Futuro donde nos acompañaron solo mujeres.

-¿Cómo se da el compromiso social empresario con el Proyecto Nahual?

-Warmi: No tenemos convenio ni donaciones de ningún tipo porque no tenemos entidad jurídica, por lo tanto no podemos recibir dinero. Los espacios en donde damos las clases son muy variados, desde una Unidad Básica (de la Campora en Paternal), un comedor en Banfield, una biblioteca en La Plata, una escuela en Uruguay, un centro comunitario en San Telmo. Son espacios que nos ofrecen cuando contamos sobre el proyecto y la necesidad, y en general suelen tener WiFi.

En cuanto a las herramientas, para testing en particular no se necesita mucha infraestructura por lo tanto le pedimos a lo/as chico/as que traigan alguna compu, tablet o el celular con el cual pueden practicar; de todas formas, como trabajamos mucho en grupos nos distribuimos en función de las herramientas que contamos.

-Mara: Desde lo que poco que hoy me vinculo con empresas, puedo rescatar que las empresas radicadas en La Plata han colaborado con el equipamiento necesario para el curso que hoy estamos dictando.

***

Cómo uno termina formando parte de determinados espacios, actividades, proyectos, tiene diversos orígenes: una invitación de algún conocido, una motivación propia de compartir con los demás, la necesidad, entre tantas otras. Y el pasar por estas experiencias cambia algo en uno. De cómo tomaron contacto con esta propuesta y qué impacto les generó, hablaron las nahualeras antes de concluir esta charla.

“Conocí a Nahual a través de una compañera de trabajo que era parte del proyecto, me contó sobre el mismo y me gustó mucho la idea de unificar mi conocimiento/profesión con la docencia y ayuda a la sociedad. Así que fui a la reunión de inicio del cuatrimestre con los nuevos voluntarios y conocí más sobre el proyecto y el espíritu”, contó Warmi. Y añadió: “Personalmente, me cambió la visión que tengo de la sociedad, conocí un grupo de gente muy solidario y que tenía valores muy similares a los míos. Me involucré mucho desde el primer momento y descubrí también mi pasión por la docencia desde otro lugar, me encantó el hecho de intercambiar conocimiento con otras personas sobre diversos temas. Nos suelen preguntar por qué hacemos esto gratis, y siempre respondemos con el relato de los alumnos que egresaron y ya están trabajando, cuando cuentan cómo Nahual les cambió la vida… no hay mayor incentivo y satisfacción que ese”.

“En el año 2009, un amigo mío (que participó luego desde el nodo en Bariloche) lo conocía a Mariano Stampella (N.R.: uno de los fundadores) y un encuentro con él bastó para motivarnos hasta el día de hoy”, certificó Mara.

“Es una experiencia transformadora en muchas dimensiones. Desde el punto de vista del trabajo en equipo, construimos y re significamos a diario nuestra lógica (que muchas veces denominamos caótica, ja), para adaptarnos a las diferentes situaciones/elecciones de los nodos, y buscando compartir y potenciar al máximo el esfuerzo de cada uno”, expresó. En particular, citó: “El rol de los facilitadores de los cursos está mas que claro, pero también hay otros roles complementarios y fundamentales: quienes hacen el seguimiento de los egresados, quienes centralizan y ordenan el material, quienes tienen el contacto transversal con todos los nodos. Por otro lado, desde el punto de vista del aprendizaje personal, es invalorable la oportunidad de vincularse con aquellos en situación vulnerable. ¡Ni hablar de trabajar con niños y niñas, actividad gratificante si la hay!”.

 

Foto: Gentileza Proyecto Nahual.

Attachments

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.