La mujer que llegó al Bosque para ser la voz del Lobo

Conoció la cancha en la década del ’90 cuando de piba iba con su mamá a ver jugar al Lobo. No había guita para la entrada y menos para ser socias. Pero les sobraba garra para el aguante: Llegaban temprano, escuchaban el partido desde afuera y, cuando abrían la puerta en el segundo tiempo, podían pasar. Espectadora entre los tablones, los cánticos de la hinchada le daban miedo. No obstante, salía ‘chocha’ de cada rito futbolero y ‘siempre’ quería volver por más.

Ella es Ivana Rodríguez, una mujer apasionada, emprendedora y luchadora que, ni bien se recibió de locutora, se la jugó año a año con una misma carta donde ante cada Comisión del Club de Gimnasia Esgrima La Plata se proponía para ser la voz del Estadio Juan Carmelo Zerillo.

Perseveró y este año conquistó ese espacio históricamente poblado de testosterona. La Perinola charló con ella a días de ser mamá de su segundo hijo. “La Negra” como le dicen sus amigos, recordó cómo fue pasar de ser esa nena que alentaba al Lobo desde la calle y la tribuna a estar hoy poniendo su voz para dar sonoridad al Estadio Tripero.
-¿Cómo fue el primer día de tu vida en visitar una cancha? ¿Cómo te hiciste hincha del Lobo?

Siempre le digo a mi mamá que ella me hizo del Lobo pero me dice que no me hice sino que nací del Lobo. Tuve un debut bueno en la cancha, un 6 a 0 con Gimnasia de Jujuy.

Siempre fue caro ir y en los ’90, en la época del neoliberalismo, nosotras llegábamos muy temprano, esperábamos hasta que abrían la puerta en el segundo tiempo y dejaban pasar a los que estábamos afuera.

Recién con el tiempo pudimos ser socias. Yo miraba entre los tablones con miedo porque los veía gritando y pensaba que se peleaban. Aparte mi abuela estaba aterrada de que mi mamá me lleve a la cancha pero igual quería ir y luego volvía chocha.

***

Desde aquella infancia, Ivana soñó ser la voz del Estadio. “Mi forma de búsqueda fue siempre la misma: mandaba una carta proponiéndome para hacer la locución”.

Este año retocó su misiva. Puso que sería un orgullo que su Club sea parte de un cambio en pos de la igualdad de género. “La mandé, la dejé en Mesa de Entrada como todos los años. Siempre sentía que era una carta tirada porque nunca me respondían. Pero esta vez me llamaron por teléfono”.

El gerente de marketing del Club de la nueva Comisión fue quien le informó que habían recibido su carta y que estaban interesados en charlar con ella. “Yo me moría de nervios y de asombro”, recuerda Ivana.

“Luego me reuní, me preguntaron qué era lo que pensaba en cuanto a qué era ser la voz del Estadio. Les había llamado la atención que les había puesto que era mi sueño. Y me dijeron que estaban pensando en renovar la voz del Estadio con lo cual a mí ya se me hizo un nudo en la garganta”, revela. “Me pidieron una prueba grabada que la hice en casa, con mi micrófono, una sola vez y se las mandé. Les gustó y cuando empezó este campeonato, arranqué”.

-¿Qué se siente haber conquistado este derecho como mujer y ser hoy la voz del Estadio de Gimnasia Esgrima La Plata?

Como hincha y como mujer siempre busqué esto. Era un sueño que creía hasta imposible porque no había hombres en ese sector de la cancha. Cada vez que asumía una nueva comisión, hacía lo mismo: Mandaba la carta al Club, diciéndoles que era hincha, locutora, que ofrecía mí trabajo ad honorem para mi Club para cualquier tipo de evento y para poder cumplir mí sueño de ser la voz del Estadio. Para mí es un sueño cumplido como hincha y como mujer.

No soy la primera mujer que es voz de Estadio. Soy la tercera. La primera fue la de Argentinos Junior en la B nacional. La segunda fue la primera en Primera, seis meses antes que yo, en Huracán. Y yo fui la segunda mujer en primera, la tercera en el fútbol argentino. Es un triunfo doble, por ser hincha y feminista, por luchar por la igualdad. Ya antes que yo muchas mujeres la han luchado desde otros lados, desde ser comentaristas de fútbol, desde estar en el Campo de juego en los partidos de Fútbol para Todos. Incluso, recientemente, una línea mujer es parte del cuarteto de árbitros. Esto ahora se lo da como noticia y ni debería serlo porque es algo que debería ser normal.

-¿Con qué partido te tocó debutar?

Con Quilmes. Ganamos. Soy re cabulera y tenía terror de que perdiéramos. Pero por suerte los tres primeros partidos que hice, ganamos. Fue un debut muy bueno. Amo mi laburo y sé lo que puedo dar y lo que no. Y en este caso siempre me sentí súper preparada. Puede gustar o no, pero sabía que lo podía hacer bien.

-Además te tocó trabajar esperando tu segundo hijo, ¿Cómo fue esa experiencia?

Fue muy fuerte. Me enteré a las pocas semanas que estaba embarazada. Pasé el peor momento del embarazo e iba igual. Luego me costaba un poco subir las escaleras porque fui hasta último momento. Después parí y a los cuatro días fui a hacer mi laburo como la voz del Estadio. Aparte enfrente está la platea H, donde veía siempre a mi mamá, mi esposo y mi hijo Juan Francisco. Y yo estaba laburando con Juan Pedro en la panza. Tenía todo lo que necesitaba en ese lugar.

 

 

Entrevista realizada para www.laperinola.net

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.