La ciudad de los sin techo

En el estado de Oregon (EE.UU.), una ciudad llamada Portland ha sostenido una política favorable para los homeless, es decir, aquellos que no tiene vivienda fija. La suma de bondades y carencias de sus decisiones han confluido en lo que se describirá a continuación:

“Quedarte sin hogar no es sencillo, pero lo es un poco más en Portland”. Este dicho es casi un leitmotiv entre los conciudadanos de la Ciudad de las Rosas que tienen como techo la luna y las estrellas. Una frase ambigua que encierra dos tópicos: los problemas que tiene la ciudad para insertar a los sin hogar, y la faceta solidaria para con ellos. 

Un homeless allí es un ciudadano más que camina por las calles sin pruritos. No es segregado como si ocurre en otros puntos importantes del país, en donde se esmeran por ocultar a los desfavorecidos en lugar de brindarles ayuda. Cabe destacar que esta problemática agobia a Estados Unidos en su conjunto y no es cuestión de estados o regiones. No obstante, no todas aportan para una mejora social. Sin ir más lejos, en diversas ciudades hay políticas muy hostiles para con los sin hogar, en donde se intenta aislarlos llegando al punto de prohibirles un plato de comida. “Usted tiene que ser estúpido para morir de hambre en Portland”, es otro dicho que se repite en la ciudad, pues hay más de una docena de organizaciones que ofrecen comidas gratis, también ropas, refugio o, al menos, una manta para las noches. 

Los sin hogar de Portland son, en su mayoría, inofensivos. Hay una cantidad importantes de adictos y otros con enfermedades mentales, mientras que muchas personas se han acostumbrado,y simplemente han preferido seguir con este tipo de vida. Hay, además, una fuerte diáspora desde Los Ángeles debido a las concesiones dadas por el gobierno y el buen clima. Por este último motivo, en épocas de verano, muchos jóvenes llegan a la ciudad; algunos sin hogar de otros estados, pero también viajeros considerados “mochileros” que duermen y se sustentan con una vida homeless proveyéndose de las bondades ajenas.

Según estudios realizados en Seattle y San Francisco, uno de cada cuatro sin hogar ha llegado en los últimos dos años. Se pueden considerar válidos los argumentos de que son atraídos por políticas amistosamente progresistas, sumadas a que en la ciudad hay comedores sociales, centros de atención y servicios gubernamentales prestos a ayudarlos, lo que erige a Portland como un lugar para pasar la vida.

De todas formas, aquí se desnuda la problemática de una ciudad que ha crecido descomunalmente en los últimos años: encontrar trabajo o un alquiler no es tarea sencilla. Las rentas son onerosas y la tasa de desempleo está por encima de la media. Y con esto, algunos líderes sociales temen que la situación de homeless se perpetúe en lugar de ser un lapso en la vida de las personas. “Hay niños que vienen aquí específicamente para ser personas sin hogar. Ellos piensan que están haciendo una elección”, fueron las palabras de Rhona Mahl, que además sembró una interesante duda: “Mi gran temor es que tal vez sin saberlo, estamos creando un ciclo de la pobreza” (Griffin, A. 14/02/2015. “Our Homeless Crisis”. Recupedado de: http://www.oregonlive.com/portland-homeless/magnet.html). La reflexión toma un carácter más verosímil cuando se contrasta con estadísticas: 587,424 personas en condición de indigentes vivían en Estados Unidos en enero del 2014, según el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano. De ese más de medio millón, un cuarto eran menores de 18 años y 100.000 personas sufrían este flagelo con frecuencia. Ya con datos del 2016, se conoce que más de 60.000 personas viven en las calles de Nueva York, un récord desde la Gran Depresión. Al igual que en Portland, el principal factor de la expulsión a las calles es la compleja situación con la búsqueda de empleos y altos precios en alquileres.

Muchas buenas políticas han sido alcanzadas y eso se valora, pero la más importante aún está incompleta: conseguir una solución definitiva para aquellos que no pueden costear el Sueño Americano, y deben soñar durmiendo en un banco de plaza.

 

 

 

 

 

 

Discusión (1)

  1. Imagen de perfil de Luz Marus Luz Marus dice:

    muy buena te felicito. Luz marus

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.