La agonía de los inexistentes

“Inexistente: 2. adj. Que, aunque existe, se considera totalmente nulo”.

Diccionario de la Real Academia Española.

 

El pasado sábado 28 de abril me informaron que estaba la ministra de Educación, Soledad Acuña, en el programa que tiene Magdalena Ruiz Guiñazú en Radio Mitre. Me senté con atención a escuchar las palabras de la ministra acerca del proyecto del ley de la creación de la UniCABA, la universidad destinada a la formación docente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

En base a la interrupción del acto inaugural de la 44º Feria Internacional del Libro por la cual algunos miembros de la comunidad educativa alzaron sus reclamos, esperaba que la ministra esclareciera la situación en la que se ven involucrados los 29 Institutos de Enseñanza Superior (IES) de la CABA, incluido el lugar donde estudio, el IES en Lenguas Vivas “Juan Ramón Fernández”, fundado en 1904. “El Lenguas”, para los amigos.

 

Soy estudiante del Traductorado en Inglés del Lenguas, me especializo en las ramas Científica-Técnica y Literaria-Audiovisual. No adhiero a ningún partido político, trato tener una visión objetiva del panorama general. Por ende, seguí escuchando con atención a las palabras de la Sra. Acuña

 

Luego de hablar del incidente, la ministra se enfocó en el proyecto de ley, lo presentó como “una propuesta integral de reforma de los procesos educativos de la Ciudad”. El proyecto cuenta con 15 artículos y 3 cláusulas transitorias; tiene una extensión de sólo dos carillas y media, incluidas las firmas y las formalidades. El contenido no propone alguna explicación sustancial y fidedigna de las medidas que se pretenden tomar para llevar adelante la creación de la UniCABA. Dichas explicaciones tampoco se dieron en las instancias de diálogo propuestas por el Ministerio a la cuales acudieron las autoridades de los IES acompañados por expertos en educación y pedagogía, o siquiera en el corpus de entrevistas y declaraciones que dieron los funcionarios de la CABA concernientes al proyecto.

 

Acuña insistió que este espacio de diálogo “ha sido rechazado(…) constantemente por los Institutos de Formación Docente.” Lo cierto es que existe un archivo de más de 280 páginas que recopila los documentos presentados, desde el año pasado, ante la ley, los medios y el público general en el que se expresan los reclamos, sugerencias y denuncias de las comunidades de los 29 IES.

 

Más allá de la extraña metodología inconsulta con la que se presentó el proyecto y las falencias que muestra junto con las dudas que genera, hay algo que hace ruido, pero que pocos vemos: este proyecto de ley no contempla las carreras que no son de formación docente que se dictan históricamente en los 29 IES de la Ciudad.

 

En el caso puntal del Lenguas, entre otras carreras, se ofrecen las de traductorado científico-técnico, literario-audiovisual e interpretariado en cuatro idiomas: inglés, francés, alemán y portugués. Estas carreras ni siquiera están incluidas en el proyecto de ley por lo que peligra su continuidad. 

 

No sé qué va a ser de mi futuro académico, simplemente quiero ser traductora. Estoy a nueve materias de recibirme de la primera especialización. Tengo colegas que no pueden recibirse porque no les abren las materias que les falta cursar. Los motivos que nos dan son los dos que se dan para todo: “no hay docentes y no hay presupuesto”. No hay presupuesto para ampliar, si quiera mejorar el espacio físico de los institutos. No hay espacio físico para que se puedan dictar las clases porque no hay presupuesto, por ende, las clases no se dictan. No hay presupuesto para adquirir, ni tampoco nos otorgan, lo que por ley juraron otorgar al asumir su mandato, la tecnología necesaria para que los estudiantes puedan hacer sus prácticas profesionales: el Lenguas, alma mater de varios intérpretes de la ONU, no tiene cabina de interpretación.

 

Entonces, ¿alguien me puede explicar de dónde se va a sacar el presupuesto para poner en funcionamiento semejante reforma?¿Cómo se pueden solucionar las falencias en institutos con más de un siglo de historia en tan solo un año?

 

La falta de información que se le suma a la ausencia de detalles del proyecto de ley es tal que los estudiantes de estas carreras vivimos atemorizados. Vivimos atemorizados porque no hay nada que nos garantice que nos vamos a poder recibir en tiempo y forma con el plan académico que elegimos —conscientemente y como adultos— para formarnos como profesionales. Vivimos atemorizados porque no sabemos qué sucederá con nuestras instituciones, si van a seguir existiendo. Vivimos atemorizados porque sabemos que si estas instituciones dejan de existir, no tenemos otra opción pública y gratuita que ofrezca estas carreras, ni tampoco una privada, para los afortunados, cuyo plan de estudios se asemeje en rigurosidad y excelencia académica.

 

Estamos cansados de que nos ignoren, cansados del miedo, cansados de esta nada a la que nos reducen. Necesitamos respuestas y sólo quedamos con más dudas: ¿A qué medidas pretenden que lleguemos para que se escuche nuestra voz, para que aclaren nuestras dudas? ¿Cuánto más vamos a tener que esperar en este estado de incertidumbre? ¿Cuántas veces más van a callar nuestros reclamos? ¿Cuántas veces más vamos a ser ignorados por el sistema? ¿Cuántas veces más vamos a tener que sufrir la indiferencia de las autoridades, de los medios y del pueblo que hace oídos sordos al estertor de nuestras instituciones centenarias?

 

 

 

Adjunto un hipervínculo que compila y reafirma con documentos cada reclamo que se ha hecho por parte de la comunidad educativa de los 29 IES junto con el proyecto de ley en su totalidad, peticiones y reclamos de sectores afines a la comunidad educativa que se verán afectados por la reforma y la opinión profesional de distintos especialistas en educación y formación docente: https://ia800105.us.archive.org/11/items/DocumentacionIFDCABACompleto/Documentacion%20IFD%20CABA%20completo.pdf

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.