Extinción de la belleza al natural

Una Argentina abarrotada y bulliciosa, llena de gente intentando cumplir patrones de belleza. Entre el alboroto, famosas mujeres reclaman por su salud. Otras, pasean por los medios exponiendo voluminosos cuerpos. Es así que, en suma a un internet colmado de consejos para verse más atractivo, hoy los medios parecen tener un rumbo definido: extinguir la belleza al natural.

Para la Real Academia Española, conceptualmente, la belleza significa ser una persona o cosa notable por su hermosura. Pero para la sociedad, esa hermosura está compuesta por ciertos atributos: cuerpo delgado, senos y glúteos voluminosos, ojos claros, estatura media/alta y, por supuesto, tez blanca. Pero no es más que una apreciación subjetiva: lo que es bello para una persona, puede no serlo para otra.

Es evidente que los medios de comunicación creen entender muy bien el tema. Además de que usan unas características “atractivas”, “deseables” y “bonitas” para encabezar sus noticias, es inconcebible la forma de vender piezas periodísticas.  En algunos titulares pareciera que tienen la intención de estimular los estereotipos en las mujeres: “¿Quién es la ‘Barbie humana’ que enamora al mundo?”, “Mujer gasta más de 50 mil dólares en cirugías para convertirse en muñeca sexual”, “Se hizo 36 cirugías para parecer una muñeca de porcelana”. Pero también existen piezas que, increíblemente, son consideradas noticias: “Charlotte Caniggia volvió a pasar por el quirófano”, “¿Cuánto cuestan las cirugías estéticas de las Kardashian?”, “Las selfies impulsan las cirugías estéticas”.

Y no seamos ingenuos de pensar que sólo pasa en las mujeres: noticias argentinas también provocan estereotipos de belleza en los hombres: “Ken humano: 90 cirugías para parecerse al novio de Barbie”, “Los hombres demandan cada día más tratamientos estéticos”, “Nuevas masculinidades: del ‘supermacho’ al hombre sensible”. O sólo pensemos más cercanamente: las cirugías estéticas de Ricardo Fort para “mejorar” su imagen, aquellas que lo llevaron a su muerte.

¿Por qué es un tema de la agenda mediática la idea de crear estos cuerpos irreales? Si son conscientes de que son fuentes de creación de opinión pública, ¿para qué estimular la creencia de una belleza ideal? ¿Quién puede afirmar lo que es bello? Al parecer la ciencia sí puede: mediante la técnica de calcular la simetría facial, “expertos” británicos determinaron los 10 rostros más perfectos. Pero obvio, los rostros más perfectos son de “perfectas” mujeres famosas. El doctor Julián De Silva, cirujano plástico del Centro de Estética Facial y Cirugía Plástica Avanzada de Londres, explicó que el método consiste en establecer doce puntos de referencia sobre los rostros de las mujeres analizadas para correlacionar sus ojos, cejas, nariz, labios, mentón, mandíbula y forma facial. Ahora bien, ¿para qué queremos saber quiénes son las 10 mujeres más bellas en el mundo? La respuesta es simple: para ser como ellas.

¿Llegará, algún día, ese momento en que los medios sean verdaderos reflejos de la realidad?

¿Llegará, algún día, el mundo calificarse sin belleza?

¿Llegará, algún día, la gente creer que todo es mucho más que estética?

El último poema de Galeano parece estar a años luz de nuestros días:

Quise, quiero, quisiera:

Que en belleza camine.

Que haya belleza delante de mí

y belleza detrás

y debajo

y encima

y que todo a mi alrededor sea belleza

y a lo largo de un camino de belleza

que en belleza acabe.”

Entonces… ¿llegará el día que se extingan las cirugías estéticas o se extinguirá la belleza al natural?

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.