Entrevista a Joaquín Azulay, director de Península Mitre: La tierra olvidada

Todo comenzó con dos hermanos, Joaquín y Julián Azulay, compartiendo la misma pasión con su padre, quien fue uno de los pioneros del surf en la Argentina. Impulsados por esa pasión, en 2010, se entregaron de lleno a lo que ofrecía la naturaleza y en busca de nuevas olas cumplieron su meta de surfear todo el continente americano, donde se encontraron con otras culturas. Ese fue su primer documental, Gauchos del mar: surfeando el pacifico americano, con el cual ganaron nueve premios. Allí aumentó su deseo de seguir recorriendo y documentando lo que encontraban a su paso. En 2014, hicieron su segundo documental, Tierra de Patagones, que explora la Patagonia e Isla de los Estados y obtuvo un total de veinte premios. Los hermanos intentaron, sin éxito, que estos dos documentales se exhibieran en el Green Film Fest. Este año, finalmente lograron entrar al festival con su tercer documental, Península Mitre: La tierra olvidada. Una aventura que retrata una expedición inédita que duró 53 días donde debían cargar 35 kilos en sus mochilas sumado a su tabla de surf en un lugar donde predomina la naturaleza. El objetivo era surfear una ola de clase mundial en el punto más oriental, el Faro del Cabo San Diego. En el camino, se encontraron con que querían ayudar a que este lugar de 320.000 hectáreas para que se convierta en Área Natural Protegida y, luego, en Parque Provincial o Nacional.

En sus documentales siempre está presente el surf. En este en particular parece que pasará a un segundo lugar y el protagonismo se lo llevará el lugar y su gente ¿Se puede decir que con la “excusa” del surf terminan dando a conocer lugares con sus habitantes y que eso enriquece culturalmente al espectador porque le muestra una realidad diferente a la suya?

La idea de los documentales es generar contenidos diferentes y buscar olas en lugares donde no se han buscado antes. En este documental, el objetivo principal siempre fue el de buscar esas olas en la punta de Tierra del Fuego. Esta fue la excusa que utilizamos para realizar este y los otros viajes y expediciones, pero las películas se tratan de todos los condimentos con los que nos encontramos en el camino, ya sean socioculturales o simplemente de aventura que van más allá del deporte y eso les da un protagonismo propio. La realidad es que sin el surf, posiblemente, nunca hubiésemos llegado a estos lugares, y lo que queremos lograr en el espectador es transportarlo a ese lugar que por ahí no conocía.

En esta aventura atravesaron momentos de tensión en el camino ¿Tuvieron alguna preparación física o mental para lograr el objetivo? ¿En algún momento se plantearon abandonar o sintieron que no iban a poder completarla?

No tuvimos ninguna preparación física o mental. Solo fuimos con el objetivo de surfear y en el camino, documentar todo lo que es Península Mitre dando toda la vuelta al lugar. La verdad es que fue duro pero nunca nos planteamos abandonarla. Hubieron momentos del día a día en donde te preguntabas ¿qué hago acá?, por el peso que llevábamos en las mochilas, la lluvia día de por medio, lejos de todo y encima solo comíamos una vez al día, pero enseguida te dabas cuenta de que lo principal era estar en contacto con la naturaleza que es algo que nos encanta. Esa terminó siendo la motivación principal que nos hizo seguir en los días donde nos encontrábamos más débiles mentalmente hablando.

Teniendo en cuenta la historia relatada ¿Se podría decir que el festival es un marco ideal para el documental ya que demuestra que el hombre no se enfrenta a la naturaleza sino a sí mismo en cada paso que da?

Es tal cual, porque el hombre se enfrenta a sí mismo y tiene que entender que a la naturaleza hay que darle valor, respetarla y cuidarla, y por ende, hay que preservarla. Es nuestra primer película que participa en el festival ya que las dos anteriores que presentamos les faltaban un mensaje claro dentro de lo que sería la conservación ambiental. Pero por suerte esta tercera película parece encajar muy bien dentro del Green Film Fest y estamos muy contentos de poder participar del mismo.

Al final del documental aparece el lugareño Pati Vargas hablando sobre lo que para él es hacer patria ¿Por qué deciden incluir esa definición y qué es hacer patria para ustedes?

Se lo preguntamos después de ver los refugios que levantó en un lugar deshabitado de la Argentina, y para nosotros, él está haciendo patria. Nos pareció correcto preguntarle eso porque vimos el amor y el valor que él le puso para llevar los materiales hasta ese lugar combinado con su determinación, que poca gente la tiene. Para mí, hacer patria es hacer algo por el prójimo y ayudar en lo que se pueda para construir algo que quede para las futuras generaciones.

Además de la satisfacción por haber podido completar la aventura en donde se ven momentos duros en los cuales la naturaleza demuestra por qué tiene que ser respetada ¿Tuviste algún aprendizaje sobre lo vivido?

En estas experiencias uno se termina de conocer a sí mismo más allá de lo que se conoce por el día a día porque estas en lugares muy alejados y ahí es donde salen cosas que en la cotidianeidad no apararecen. Es interesante que si hay personas que quieren encaminarse a una aventura, se animen porque se van a descubrir un poco más.

Podés comprar la película en la página oficial de gauchos del mar. Hacé click acá para firmar la petición de conservación de Península Mitre

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.