Del frente Ciudadano y la Defensa de lo Publico

“Y les propongo esencialmente conformar un gran frente ciudadano. Un frente ciudadano en el cual no se le pregunte a nadie a quién votó, ni de qué partido es, ni en qué sindicato está, o si es trabajador informal, o formal, jubilado, no jubilado, si paga ganancias o no paga ganancias, que no se le pregunte nada de eso. Que se le pregunte cómo le está yendo, si le está yendo mejor que antes o peor. Entonces ese es el punto de unidad de los argentinos: reclamar por los derechos que les han arrebatado” CFK

 

En menos de un mes hemos presenciado dos manifestaciones históricas, transversales, concretas y como todo suceso que reúne esas características, momentáneas.

El éxito de las manifestaciones por el Trabajo y la Educación Pública no se explican ni se agotan por la convocatoria de sus organizadores, la movilización de sus militantes o sus afiliados. Tracciona y rompe todo límite, todo número, excede, rebalsa y hace historia.

Frente a la intención de definir el interés privado-individual la respuesta fue y será contundente porque algo cambió. Algunos autores teorizan alrededor del concepto de “Ethos Cultural” como la forma en que los grupos sociales construyen sus aspiraciones colectivas y delimitan lo digno de lo indigno y a partir de allí, lo tolerable de lo intolerable. Quizas.

 

Las 5 centrales obreras en un mismo acto, todas las universidades, facultades y agrupaciones políticas coexistiendo aunque sea efímeramente por aquello que es esencial es, la primer aparición del Frente Ciudadano, frente que no existe, que no se conduce, que no se perpetúa, como todo lo amplio, lo transversal y lo fundamental, pero que cuando se hace presente, trasciende. A lo ciudadano no se lo construye ni arma, se aporta sin mezquindad o se rompe.

 

Pero, cómo definir a lo público? como un status, una condición aplicable a cualquier tema, grupo, cosa que forme parte del interés común. La institucionalización de este status va a tener la fuerza de constituir ese “algo” en socialmente protegido, lo público orienta al estado, a sus políticas y sus instituciones no sin antes haber conseguido ese consenso, consenso que otorga únicamente la sociedad toda cuando dice “esto debe ser protegido”

En ese sentido, los modelos económicos no se diferencian por más o menos cosa pública, se diferencian por aquello que precisamente quieren definir público, aquello que debe ser preservado a partir de la potencia del Estado.

 

Parte de aquí la tesis de que el “frente Ciudadano” no es sino momentos, respuestas, brillos de una sociedad en la que algo se modificó, en respuesta a aquello que golpea en lo más hondo y lo más básico y que obliga a defenderlo en la calle, lugar en el que los pueblos escriben su historia.

 

El riesgo es siempre particularizar lo público o lo ciudadano. Sectorizarlo, hacerse vanguardia de aquello que es de todos.


La sociedad argentina está diciendo que la educación pública y el trabajo deben ser cuidados, porque son para el conjunto de la sociedad, condición para el futuro de la misma. Quien sabe, quizás mañana mismo, miremos de nuevo la calle y podamos encontrar más defensas de lo público, que nos hagan a todos un poco más ciudadanos

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.