Cosas que uno no puede dejar de hacer un feriado

Música, café y soledad. Como si esos tres factores podrían desatar una falsa inspiración de película, donde es de noche, llueve y un hombre con el corazón roto toma un trago y desahoga en un papel una obra maestra. No. No es el caso. Es la media tarde y la ausencia de sobremesa de los solitarios y la imposibilidad de caer en la depresión domingal ( es viernes), nos obliga a los que vivimos solos vivir experiencias como estas que nos permiten,aunque sea por un momento, contarle a alguien algún dato de nuestra vida mundana, como el sabor de la milanesa o nuestra estúpida opinión sobre la selección argentina de fútbol. No es mi intención caer en el pobre y poético discurso de la soledad de los feriados, pero en cuanto nos dejan un mínimo margen para parar este mundo, querida Mafalda, hay que aprovecharlo. Los feriados nos permiten hacernos preguntas como ¿ Alguna vez seré tan joven y libre como lo soy ahora?, ¿ Alguien estará pensando en mi?, ¿Pague el gas? y todo tipo de preguntas de la misma gama que nos llevan a idear acciones utópicas e eufóricas como la de darle un beso a la primera señora que se te cruce o robarle la gorra a un policía.Me encantaria, claro esta, que el accionar utópico me lleve a encontrar la boleta del gas e ir a pagarla, pero no es el caso. La soledad está vista como un panorama de penumbra, gris, triste. Sucede lo contrario con la unidad, donde todo es color arcoiris y felicidad, cosa que deja muy mal parada a la soledad, nadie quiere ser infeliz.La soledad no siempre es la mala de la historia, no siempre es ese tipo en un bar matando penas o esa mujer llorando porque su amor la dejo, no seamos boludos. Algunas veces la soledad es encontrarse bailando desnudo en el living escuchando algún buen Cd o leyendo buenos libros como el de Jorge Rial o poesía de Belen Franccese (mentira). La soledad, por lo menos a mi modo de ver las cosas, nos obliga a caminar en esa delgada línea que nos separa de afrontar los miedos o dejar que los mismos nos coman, detalle no menor que le agrega terror al estar solo. Asique hoy, si no pudiste mandar a la mierda a tu jefe, dejar la carrera que no te gusta, o decirle a tu pareja que no la amas mas, por lo menos, lo minimo que podes hacer, es pagar el gas.

Santiago Romero,Córdoba, 25/5/18

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.