Beck: “Creo que hay una conspiración y complicidad para que Julio López no aparezca”

La mañana del 18 de septiembre de 2006, Jorge Julio López debía ir a declarar en el juicio contra el represor y mano derecha del ex General Camps, Miguel Etchecolatz. Pero nunca llegó. Hoy a diez años, parece tomar fuerza la teoría de su compañera Nilda Eloy que sostiene que a López lo desaparecieron cuatro veces, en dictadura, en democracia, en el expediente judicial y en último lugar, los medios. Uno de los medios que no lo olvidó y lo mantuvo en agenda fue la Revista Barcelona, que en cada emisión quincenal tienen un recuadro dedicado al desaparecido.No es una denuncia sino  un recordatorio de que desapareció, que no está y no solo físicamente sino que está desaparecido de todos lados porque nadie se acuerda de él”, dijo la directora de la revista y periodista Ingrid Beck, quien en la siguiente entrevista habla sobre el caso López.

Barcelona y Página 12, entre otros pocos medios, mantuvieron en sus páginas el caso López ¿La revista puede permitirse tenerlo porque no se rige por las leyes de los medios en general, como la seguir la actualidad en donde una noticia va perdiendo fuerza y deja lugar a otras que por ahí pueden interesarle al lector por ser reciente?

Probablemente Barcelona lo tenga presente porque no se rija por las normas de casi todos los medios, pero de todos modos la revista tiene la agenda de la actualidad. En este caso, su línea editorial tiene que ver con que Julio López está desaparecido por segunda vez y que una tercera se da en los medios. A nosotros nos parece importante mantener eso en la agenda pública por eso lo hacemos. Puede que en los medios en general, la no referencia al tema, tenga que ver con las noticias que se producen con rapidez pero también hay decisiones editoriales de mantener ciertos temas y  omitir otros. Nosotros elegimos manterlo pero otros medios eligieron omitirlo.

¿Cuándo y por qué toman la decisión de dedicarle un recuadro en todas sus ediciones a Jorge Julio López?

No recuerdo si tomamos la decisión sino que simplemente después de la desaparición de López acordamos que no iba a salir de nuestra agenda quincenal porque de ser así, íbamos a ser cómplices de su tercera desaparición. Además porque la violencia institucional es uno de nuestros temas de agenda y así también se conecta con lo de Luciano Arruga, quien lo acompaña en el recuadro hace mucho tiempo.

El año pasado fuiste “atacada” por un tweet irónico sobre López y las elecciones ¿crees que las personas que te atacaron no conocen Revista Barcelona y que tampoco entienden el fin de esa ironía?

No recordaba ese episodio porque hubo muchos después de ese. Sí, creo que hay gente que no entiende la ironía o la sátira, y también hay mucha otra a la que le molesta que nosotros recordemos a López. Después también está la gente que desde las redes o con el anonimato  se ve con el poder decir cualquier cosa. Así que, no creo que hay sido por este caso puntual sino que hay gente que está esperando para pegarte.

“La sensibilidad frente a la sátira puede venir de lo que llamamos la derecha”, dijo Paula Rodríguez en una conferencia de IPI en el marco de lo ocurrido con Cecilia Pando. Más allá del contexto, ¿Coincidís con esta definición o la sensibilidad frente a la sátira es indiferente a la ideología que se tenga?

La sátira por definición es hiriente, irritante y ofensiva si no cumple con eso no funciona. Así que a mí me parece muy bien que la gente se ofenda. Lo que pasa es que como nosotros hacemos la sátira bien hecha porque es la que se hace contra los poderosos. Y en general, ellos están mucho más a la derecha, tiene que ver con esa sensibilidad. Además los fachos no tienen humor y si se ríen, lo hacen de nosotros. Entonces son cínicos, no graciosos.

Sabiendo de la falta de voluntad en la investigación tanto a nivel judicial como policial ¿Qué reflexión podes hacer?

Creo que definitivamente hay una complicidad de todos los poderes públicos del Estado para no encontrar a Julio López porque no lo están buscando, entonces difícilmente lo vayan a encontrar. Además con la posibilidad de prisión domiciliaria a Etchecolatz y las amenazas sumadas a las mentiras de su situación de salud, creo que hay una conspiración y complicidad para que Julio López no aparezca.

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.