50 y tantas cosas que descubrí en Buenos Aires, segunda parte.

1. Cuando te subes a un Taxi sólo por decir: “Buenas noches”,  ya se te cobra una tarifa extra, no hablemos de pedir un radio taxi.
2. Las mejores conversaciones las he tenido con un tachero, y siempre alguno me dio la solución para pagar la deuda externa, o acabar con la pobreza.
3. Acá es muy común el Delivery, y aunque sepan que van a pedir algo es típica la frase: “Buenas, para hacerte un pedido”.
4. Hay muchas heladerías, nunca había comido tanto helado; Tanto helado de dulce de leche.
5. Hay mucha gente tatuada, pero lo impresionante es la cantidad de tatuajes de algún club de fut.
6. Siempre me llamó la atención el porteño que camina con cara de enojado, pueden estar felices, pero la mayoría camina con el ceño fruncido. Vamos aceptándolo.
7. Existe una hermosa cultura de adopción de animales, cabe destacar que nunca había visto perros tan felices y obedientes.
8. ¿Ubican las latas de sardinas? Linea D, 19horas.
9. En el Subte siempre va a haber músicos, la mayoría va a cantar algo que haga recordar lo dormido que está el mundo.
10. Pagar el Subte es un lujo que no todo el mundo está dispuesto a darse.
11.  “Y Bueh…” Frase que se utiliza para terminar una oración, generalmente cuando ya no saben qué más decir.
12. Yo no sé si es que de verdad saben tanto, o en el colegio les enseñan mucho, pero saben y opinan de todo.
13. Por lo mismo siempre van a tener una solución, que generalmente sucede al rededor de un mate, un café, un porro, una birra, o un fernet, para la situación política, social y económica del país.
14. Para mi los hombres de esta ciudad tienen tres grandes amores: A su vieja, a su patria y a la camiseta de su equipo.
15. ¿Cómo es que todos saben tocar algún instrumento? No lo entiendo.
16. Tampoco entiendo el Champagne con Speed.
17. Creo que todos los que probamos el Fernet pusimos la misma cara la primera vez, pero creo también que la segunda es la mejor. Por cierto ¿Qué carajos tiene la jarra de cerveza del Álamo?
18. Sin ánimos de ofender, las porteñas son muy territoriales con sus hombres.
19. Las mujeres de acá tienen un estilo único, puede que se hayan levantado de la cama, salido a la calle y aún así se ven divinas.
20. Es más fácil llegar al sol que alquilar un departamento sin inconvenientes. Si no tienes garantía, contrato laboral, sangre de unicornio, diamantes de la india, olvídalo. Ve haciéndote la idea de que te va a costar una fortuna de entrada. Ya sé, ya sé, exageré, pero es que es muy complicado.
21. Hasta el día de hoy me cuesta ir a la verdulería. Tienen nombres completamente distintos para las verduras. Aguacate es palta, calabaza es zapallo, elote es choclo…Y… me perdí.
22. Tienen un talento único para quejarse de todo. Que si hace calor, porque hace calor, que si hace frío porque hace frío, y así. Pero también saben reírse de las malas rachas con mucha facilidad.
23. Cómo buenos hinchas de Fútbol tienen expresiones tales cómo: Dame bola, sos un canchero, tírame un centro, bancame un toque”.
24. El 21 de Septiembre, día de la primavera, la gente se regala flores. Es muy lindo.
25. Siempre inventan una canción generalmente basada en otra canción para apoyar a su equipo de Fut. “Brasiiiil, decime qué se sienteee”. Hay un tono especial que sólo ellos saben hacer para cantarlas, sino no transmite la misma emoción.
26. No sé si sólo me pase a mi, pero esta gente conoce más al “Chavo del 8” que yo, y siempre me cuentan del capítulo de las aguas frescas del Chavo, el cual, por cierto, no he visto.
27. “Una picada y una birra”, la mezcla perfecta para un día de verano.
28. Ir a caminito es una experiencia que no puede faltar si vienes acá por primera vez, sin embargo para mi gusto es como un escenario armado para los turistas. Me sentí un poco en “The Truman show”.
29. Si pides una birra te tienen que dar maní. Si no te lo dan se lo pides al camarero, si no hay te enojas poquito.
30. Para los buenos entendedores: “La paraguaya” es algo muy raro.
31. Tuvieron cinco presidentes en un muy corto periodo de tiempo. Un dato curioso.
32. Todos hemos pasado por el incómodo momento de no tener crédito en la SUBE, y todos alguna vez estuvimos o estamos casi siempre en menos algo.
33. Cargar la Sube es un problema, hasta que descubres ese lugar cerca de casa.
34. La gente y los precios varían dependiendo del barrio. Incluso hay estaciones de radio por barrio, son como pequeñas Ciudades dentro de una Ciudad.
35. Ir a Florida por primera vez ¡Ohmai! Qué aventura.
36. “Cuchame” (Escúchame) Para decir “Oye”.
37. Los domingos son para la familia, y eso para un extranjero es complicado.
38. Caminar mirando al suelo te ahorra la desgracia de pisar una caca de perro o de caer en algún hoyo.
39. Los cacerolazos.
40. Hay tantos aires acondicionados, que en verano es muy común que mientras caminas te caigan misteriosamente gotas de agua.
41. Hablar por celular es complicado, pasa mucho que mágicamente se corte la llamada. Además hay muchos que hablan como si no hubiera nadie al lado y te enteras de conversaciones íntimas en el colectivo.
42. Tienen gran variedad de vinos buenos,  bonitos y baratos.
43. Cenan mucho, y a pesar de tener una alimentación basada en su mayoría en carne, empanadas y pastas, se mantienen en forma. Muchos nos preguntamos si es gracias al mate.
44. Me impresionan mucho las noticias que pasan en la tele. Pueden pasar varios días hablando del gato que se quedó encima de un árbol y olvidar rápidamente la desaparición de equis persona.
45. Me impresiona la cantidad de viejitos que hay,  y más los que a pesar de sus muchos años mantienen una actitud tanto física como mental a la “forever young”.
47. Los porteños pueden ser tan poéticos cómo Borges y tan anarquistas cómo Violencia Rivas en un sólo minuto. Van de un extremo a otro, son tan impredecibles como su clima. Por eso siempre he dicho que la mejor forma de conocer a la gente de acá es observando el clima.
48. Viven en la dualidad, cómo diría Julián Marías: “…Los argentinos beben en una misma copa la alegría y la amargura. Hacen música de su llanto: El tango, y se ríen de la música de otro. Toman enserio los chistes y de todo lo serio hacen bromas. Ellos mismos no se conocen…”
49. A veces pienso que a los choferes de los colectivos habría que enseñarles a saber cuándo es suficiente; Dejan subir gente sin límites y de un momento a otro te encuentras respirando el aliento del de enfrente.
50. No aceptan un “No” por respuesta. Sobre todo los hombres a las 5am en un boliche.
51. Nueve de cada diez extranjeros se llevó consigo el acento de esta gente, las palabras, la dualidad, la libertad, la pasión y ese maravilloso no sé qué.
52. Esta ciudad tiene algo especial en cada rincón.
53. La casa rosada es incómodamente rosa.
54. Todos sufrimos una pequeña desilusión cuando después de media hora de búsqueda, encontramos la tumba de Evita en el cementerio de Recoleta ¿Tanto para esto?
55. Los choripanes, los sándwichitos de miga, el sándwich completo de milanesa, entre otras variedades gastronómicas. Podría morir gorda y feliz.
56. Todo extranjero que se fue y no volvió, sueña con volver.

Discusión (0)

No hay comentarios para este documento aún.

La generación de comentarios ha sido deactivada en este documento.